POLÍTICA

Mejorar la recaudación para mejorar los servicios

0:14hs
Lunes 15 de Mayo, 2017

El Director comunal de Ingresos Públicos, Leandro Khidir, revela que en menos de un año, la cobrabilidad de tasas mejoró en casi un 10 %.

Sabe que desempeña el antipático rol de quien tiene la responsabilidad de recaudar, pero se declara compensado y entusiasmado por los frutos que va dando su trabajo en pos de dotar al Estado municipal de recursos que luego puedan volcarse en obras y servicios.

A cargo de la Dirección comunal de Ingresos Públicos desde mediados del año pasado, el contador Leandro Khidir afirma que de agosto a la fecha, el aumento en la recaudación por tasas experimentó un aumento del 9,6%, llevando la cobrabilidad al 49.8 %.

“Con pocas medidas y pocos recursos conseguimos una mejora muy importante. Si hacemos un mejor desarrollo en cuanto a fiscalización, vamos a obtener mejores resultados y esos resultados, en definitiva, se van a ver en obras y servicios para la comunidad”, advierte el joven funcionario, considerando que en buena medida, la mejora en el índice de cobrabilidad responde a que ‘la gente confía un poco más, sabiendo que su aporte va a usarse en forma más eficiente’.

“La Tasa que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos meses es la de Servicios Generales Urbanos (ABL). De ello se desprende que la gente está apostando a que esos recursos van a volver en servicios de mayor calidad”, considera. 

Control, orden, progreso

Khidir menciona que uno de los objetivos que se trazó cuando en julio del año pasado fue designado al frente de Ingresos Públicos, tras un breve paso inicial por el área de Fiscalización, fue el de ordenar un escenario que se presentaba bastante ‘caótico’.

“Había un ‘no control’. Los ingresos no estaban en el Municipio en la dimensión que correspondía, no sabemos por qué. Para dar los primeros pasos nos fijamos el objetivo de ser claros en cuanto a que vamos a profundizar el control, pero un control equitativo, que no distinga entre ‘conocidos y no conocidos’, que se rija por lo que a cada uno le corresponde pagar como contribuyente”, señala.

Uno de los primeros pasos dados fue el de hacer visible la presencia del Municipio en la calle. “El Municipio no estaba. Eso cambió muchísimo cuando empezamos a salir a realizar los primeros controles. La gente lo ve y empieza a cumplir. Claro está, dentro de un contexto difícil, por eso es justo diferenciar los tipos de contribuyentes, porque no son todos iguales: está el pequeño voluntarioso que quiere pagar y se le hace difícil y está el grande, que factura y evade”, indica el Director comunal.

En ese plano, asevera que a través de medidas como el lanzamiento del Plan de Facilidades en vigencia, se consiguió recuperar en poco tiempo más de un millón y medio de pesos de deuda vencida. Regularizada su situación, explica, el contribuyente hace el esfuerzo de quedarse en el lote de los que cumplen.

También se fue corrigiendo la situación de algunas empresas que pagaban menos de lo que debían. “Hubo varios casos en los que se revisó lo que declaraban. En algunos casos les habían dicho que era así, en otros lo creyeron, ya no importa. Lo que importa ahora es que los desfasajes se vayan corrigiendo”, expone, señalando que el procedimiento para encausar a quienes no tributan lo correcto prioriza siempre la vía administrativa. Los juicios de apremio llegan recién después de tres intimaciones, pero en general -aclara- no es necesaria dicha instancia. 

Un escenario dinámico

La fuente de ingresos ‘propios’ (que no llegan por coparticipación) con la que el Municipio cuenta está asociada a varias tasas. En ese plano y al margen de otros tributos menores, estacionales u ocasionales, como el asociado al ingreso a playas en el verano, se distinguen a grandes rasgos dos tasas fundamentales: la de Servicios Generales Urbanos (por Alumbrado, Barrido y Limpieza) y la de Inspección por Seguridad e Higiene, que pagan comercios y empresas. En los últimos meses, el foco de la Dirección estuvo puesto sobre todo en fijar un criterio ‘lógico’ respecto de lo que deben pagar éstas últimas.

“No se hacía mucho hincapié en el universo empresario. Por eso buscamos darle algo de lógica al tema. No puede ser que una empresa con una gran facturación pague lo mismo que un negocio en la Montevideo”, observa Khidir, recordando que la mayor concentración de empresas se da en tres puntos -el Polígono Industrial, el SIP (Sector Industrial Planificado) y el corredor de La Portada- y que el mayor contribuyente del distrito es, por lejos, la empresa YPF. En términos porcentuales, los ingresos que se perciben por tributos asociados a empresas y comercios le ganan 70 a 30 % a las tasas de SGU.

En lo que se refiere al Polígono, la lupa está puesta en las empresas que tienen a Berisso como domicilio fiscal. “Un argumento que usan a veces en algunas empresas es que tributan en distintos municipios, pero nuestra Ordenanza dice que tienen que tributar en el distrito en el que fijaron su domicilio fiscal. Hicimos un control vía sistema y encontramos que muchas empresas pagaban lo mínimo. Obviamente sabemos lo que facturan, por el cruce de información con ARBA, pero siempre apelamos a que actúen de buena voluntad”, remarca el Director comunal, poniendo de relieve la necesidad de pedir al Concejo más herramientas para poder actuar de oficio en algunos casos.

La mirada también está puesta en rubros como publicidad y propaganda, ocupación de espacios públicos y el cableado de empresas de provisión de TV por cable e Internet.

“Empezamos a controlar más este último aspecto. Se paga por hectómetro y cuando las empresas pasan cables por un mismo espacio varias veces a veces se cobra como si pasaran solo una vez. Es algo que también buscamos corregir”, establece Khidir.

Luego, hace referencia a los montos que se pagan a nivel local en lo que hace a tasa de servicios generales urbanos. “Muchas veces se establecen comparaciones entre Ensenada y Berisso. En este caso, si hablamos de casas con la misma valuación vemos por ejemplo que cuando en Ensenada pagan 400 o 450 pesos y en La Plata más, acá pagan 230 pesos”, señala, para referirse después al aumento aprobado para el año en curso.

“Para este año pedíamos un 45% de aumento. En porcentaje parecía mucho, pero comparativamente y por el retraso que llevamos, no era tanto. De un total de 25 mil partidas inmobiliarias, el 91 % estaba pagando 180 pesos por mes y se proponía llevarlos a 280. Finalmente el aumento fue menor y hoy más de 22 mil partidas pagan entre 230 y 240 pesos por mes”, observa al respecto. 

En equipo

Tras destacar la capacidad y laboriosidad del plantel que hoy integra la Dirección, Khidir plantea la necesidad de contar con más recurso humano, sobre todo para encarar más inspecciones y para conseguir que esas inspecciones sean más efectivas. Por eso, se avanza en la articulación de un sistema de pasantías, que permita que los inspectores en la calle sean diez en lugar de cinco. También se procura darle identidad al equipo, dotando a sus integrantes de indumentaria identificatoria, otra forma de hacer ‘visible’ al Municipio en la calle.

Buena respuesta al Plan de Facilidades

La Dirección municipal de Ingresos Públicos puso en marcha en marzo un ‘Plan de Facilidades’ que ofrece descuentos en intereses y multas a los contribuyentes que quieran regularizar deudas en Tasas Municipales y Patentes de rodados mayores y menores.

El plan estará vigente durante un semestre, dividido en dos etapas con descuentos de diferente magnitud. Las deudas que pueden saldarse (hasta en 24 cuotas) son las devengadas al 31 de diciembre de 2016. También existe la posibilidad de refinanciar por única vez planes vigentes y que se encuentren al día, con la condición de incluir toda deuda existente a la fecha de reformulación del plan.

La primera etapa se inició el 1º de marzo y concluirá el 31 de mayo. Para quienes quieran saldar su deuda hasta en 3 cuotas, el descuento será del 90 % en intereses y/o multas; si el pago se pacta entre 4 y 24 cuotas, el descuento será del 70 % en intereses y multas.

La etapa final se extenderá del 1º de junio al 31 de agosto. En este caso, en hasta 3 cuotas el descuento será del 80 % en intereses y/o multas; si las cuotas son de 4 a 24, el descuento será del 60 % en intereses y multas.

Al 15 de abril, menciona el contador Khidir, el plan ya permitió recuperar $1.678.500 de deuda vencida. “El impacto más fuerte se da en la Tasa por Inspección de Seguridad e Higiene”, informa, recordando que como requisito para poder ingresar al plan se solicita a los contribuyentes la presentación del histórico de categorías de monotributistas y/o la presentación de sus libros contables.

“El 70 % de la gente está eligiendo la opción de ‘contado tres cuotas’, donde mejor se ve reflejado el impacto del descuento”, describe también Khidir. “Brindamos un importante descuento de contado en tres cuotas, que no es dado por el municipio desde hace más de 10 años”, advierte en tal sentido. 

Uso de vías navegables

En breve, desde la Dirección se enviará al Concejo un proyecto que propondrá reformar una Ordenanza que creó en 2005 la tasa por uso de vías navegables, tasa que por razones que nunca se hicieron públicas, nunca se cobró ni se incluyó en la Ordenanza Fiscal Impositiva.


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web