DEPORTES

El ‘bulero’ construye su casa para jugar en Berisso

11:29hs
sábado 12 de agosto, 2017

El sueño de la casa propia ya está en marcha para Berisso Rugby Club, cuyos dirigentes trabajan intensamente en un predio de Montevideo y 96, en Los Talas, donde a partir de 2018 esperan hacer de local en el torneo de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA).

El presidente de los ‘buleros’, Oscar Medina, detallo que el lugar se logró en comodato por siete años (el período mínimo que exige la URBA) a partir de un acuerdo con la Iglesia Santos Pedro y Pablo, a través del Padre Gabriel.

El directivo es uno de los integrantes del club que puso manos a la obra. “Acá no hay una constructora que haga el trabajo. Para tener nuestro lugar, todos trabajamos y dedicamos tiempo y esfuerzo”, señaló.

Por las falta de recursos económicos y dificultades asociadas con el clima, no se pudo avanzar hasta el momento con la velocidad deseada. Pero la obra no se detiene y eso entusiasma. “Acá todos haceos de todo. Somos jugadores, directivos, albañiles y lo que se necesite”, mencionó el presidente de la entidad.

Medina confía en que, al contar con casa propia, el club de rugby de la ciudad pueda contagiar a todos los berissenses el interés por la disciplina y compartir el ‘sentido de pertenencia’. “La entidad tuvo un momento de mucha fuerza en la gente cuando surgió hace ya varios años. Luego eso se diluyó un poco al tener que resignar la localía y deambular por distintas canchas fuera de Berisso”, indicó.

Con dirigencia recientemente renovada, los ‘buleros’ volvieron a poner como norte el objetivo de que el entusiasmo por el rugby en la Capital del Inmigrante crezca. Por eso, piden colaboración para avanzar en el proyecto de la cancha.

Berisso Rugby Club se sustenta por la cuota mensual que pagan sus deportistas y el eventual aporte que pueda realizar algún simpatizante. Hasta que se ordenen algunas cuestiones administrativas no se podrán solicitar subsidios.

La ilusión que representa imaginar cómo será el primer partido oficial del equipo en su propio campo de Los Talas es un motor importante para la meta que apuntan a alcanzar el año próximo.

Además del campo de juego, el proyecto contempla la generación de la zona de vestuarios y de un quincho, teniendo en cuenta que en este deporte, el denominado ‘tercer tiempo’ cumple un rol distintivo y fundamental.

“Es que en ese momento, al final del partido, se dejan de lado los roces de la competencia y todos somos amigos. Se confraterniza, porque en el rugby el rival es un adversario circunstancial, no un enemigo”, señaló Medina para quien no conoce una arraigada práctica del mundo rugbier.

“También queremos ofrecer un lugar de contención a los chicos que llegan al club. Hoy no podemos más que darle un lugar de entrenamiento, que está en la zona de la pista de atletismo, detrás del Gimnasio Municipal”, subrayó.

La firmeza en trabajar detrás del objetivo no sólo pasa por las ganas de contar con la localía en la ciudad. También obedece a la necesidad de librar a los ‘clubes amigos’ de la necesidad de prestar sus campos. “Siempre se portaron bien con nosotros, pero ya no podían seguir prestando sus predios. El hecho de ser visitantes siempre genera dificultades deportivas y económicas muy grandes”, señaló Medina.

Para el presidente de Berisso Rugby Club, conjugar el crecimiento en infraestructura con un amplio sentido de inclusión está en la genética de la institución. “Tenemos una realidad socioeconómica diferente a la de otras entidades de la región. Por eso también tenemos la responsabilidad de que todos los chicos y jóvenes que quieran jugar al rugby, acá puedan hacerlo”, indicó.

El plantel superior del conjunto berissense no solo está integrado por deportistas de la ciudad. También hay platenses y jugadores de otros lugares. Muchos llegan a estudiar a la Universidad y se suman para no perder su vínculo con el deporte y específicamente con el rugby.

Como hecho anecdótico, Medina comento que este año hay una camada grande de jugadores de 25 de Mayo. También hubo un jugador chileno y hasta se puso la camiseta azul y verde un rugbier francés.

A la espera de cumplir el sueño de la cancha propia y confiados en conseguir el apoyo de empresas, comerciantes y organismos estatales locales para avanzar en el proyecto, los buleros continúan con sus entrenamientos y su participación en el torneo de la URBA. Son por ahora más de cien los jugadores fichados en las diferentes categorías.


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web