INFORMACIÓN GENERAL

‘Toto’ fue despedido en familia

20:56hs
viernes 8 de septiembre, 2017

Al mismo tiempo que muchos vecinos se acercaban a la casa de sepelios Giovanelli para despedirlo, otros tantos se hacían presentes con mensajes de adiós a través de las redes sociales. Lo cierto es que ayer a la mañana, durante las horas que precedieron al momento en que se dio sepultura a Siete Sacos, uno de los misterios que más historias inspiró en torno a su vida resultó esclarecido: la familia de ‘Toto’, por la que tantas veces se preguntó, no era otra que la compuesta por tantísimos berissenses que lamentaron su partida, como si lamentaran la pérdida de un padre, un abuelo o un viejo amigo.

Sus largas temporadas en el Hospital Mario Larraín, sus visitas por el Cuartel de Bomberos Voluntarios y sus últimos años en el Hogar de Ancianos Bartolomé Daneri de Los Talas hicieron que durante horas el salón velatorio de Montevideo y 21 estuviese poblado por empleados del nosocomio, bomberos y amigos que no sólo acudieron para despedir al mítico personaje conocido en todos los rincones de la ciudad, sino también a aquel cariñoso y respetuoso ‘Juan Carlos Ramírez’ que se abrió camino a su manera en los lugares donde era feliz.

En la recorrida que culminó en el Cementerio Parque, donde descansarán sus restos, vecinos que crecieron viéndolo caminar en silencio por las calles se asomaron a la puerta y, con un gesto o una simple mirada, dieron su último adiós.

Para unir la casa velatoria con el Cementerio, una larga fila de vehículos recorrió Avenida Montevideo hasta la puerta del Hospital. De allí se dirigió al Palacio Municipal y nuevamente a Montevideo, para seguir por Génova a Plaza Almafuerte, con un inevitable paso por el Cuartel de Bomberos. Finalmente, se arribó al Cementerio Parque por la calle 157, donde la columna fue recibida por una gran cantidad de personas.

El bombero Marcelo Genard, quien condujo el autobomba que acompañó la caravana, describió que muchos autos se sumaron a la recorrida en diferentes tramos. Como varios de sus pares, también él compartió muchos momentos con Siete Sacos, por lo que sintió a flor de piel la emoción de ver a mucha gente aplaudiendo desde el cordón de la vereda el paso del cortejo fúnebre.

“Yo conoci a una persona muy respetuosa que nunca estuvo en medio de un disturbio. En los momentos que pasaba en el Cuartel, donde se aseaba y se cortaba el pelo, lo veíamos jugar y emocionarse con un recuerdo de Tandil”, evocó. “Nunca me imaginé que iba a tener esta despedida con el reconocimiento de toda una ciudad. Es ese afecto lo que se lleva”, describió. “No soy partidario de ninguna agrupación política pero estaría bueno que algún dirigente propusiera bautizar alguna calle de la ciudad con su nombre”, concluyó.

Galería de fotos

 


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web