COLUMNISTAS

Memorias - Juan Klimaitis

Un artista en la naturaleza

19:37hs
lunes 2 de enero, 2017
Juan Klimaitis

Es plena temporada de nidificación en la costa del Río de la Plata. Los días se han vuelto más largos y hay llamativa algazara y movimientos de aves en los talares. Si bien la mañana está algo destemplada, el sol luce radiante sobre la arboleda que recorremos. Ambos, equipados con los elementos de trabajo necesarios: prismáticos, libreta de anotaciones, lapicera, calibre Vernier, cámara fotográfica, un morral con alimento, caramañola con agua y… buena dosis de paciencia y suerte.
Mi acompañante en la oportunidad es Osvaldo Tanzola, colega de estudios en la escuela primaria, vecino del barrio natal y dotado de extraordinaria capacidad para las artes plásticas. Eso lo ha convertido en destacado profesional en la enseñanza de dibujo y pintura, con larga trayectoria en los medios culturales de Berisso y La Plata. Criado en contacto con la naturaleza y en particular en los verdeantes saucedales de la isla Paulino, supo habitar esporádicamente aquella vivienda emplazada sobre altos tocones de madera al amparo de las crecientes, llamada “Sauce Mocho”. A su acogedora sombra se bautizó con dulcísimas ciruelas y frescas uvas chinche, mientras oía al oleaje batir la orilla del juncal playero.
No fue extraño, entonces, que surgiese afinidad entre nosotros e iniciáramos salidas a cercanos parajes, para primavera y verano. Como buen fotógrafo, solía llevar su cámara “Kowa”, para testimoniar nuestros hallazgos y registrar las actividades que cumplíamos. Así, han quedado estampas en blanco y negro -aún no se utilizaba el papel color-, donde se observa aquel pasado tan grato, jóvenes y todavía creyentes de los mitos que el tiempo corroe con la realidad. No obstante, es imposible desdecir la felicidad de los momentos compartidos saboreando el aroma del pasto pisoteado, crujiente bajo el peso de la marcha, cuando el paisaje era todo camino.
¡Y qué decir del instante supremo del encuentro con un nido, casual o rastreado en la conducta de sus dueños! Tal vez, este sea el de mayor gozo, tanto más cuanto es el de una especie poco común o de nidificación escasamente conocida. En la fotografía, bajo el dosel de un ramaje de Tala, Osvaldo está enfrascado en la medición de una nidada de Calandria Grande, mientras yo tomo nota de la coloración de los huevos y otros datos surgidos de la observación.
Fuera del cono de sombra que nos refresca, el sol ha recorrido un periplo de arco, liviano de nubes. En derredor, el aire bulle con voces laboriosas. Otros pájaros dan calor a sus posturas o alimentan a sus pichones. El día es joven y aún nos alienta la fantasía del encuentro. Proseguimos.


Más columnas de Juan Klimaitis

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web