COLUMNISTAS

Memorias - Juan Klimaitis

Del pajonal a la imprenta

18:49hs
Domingo 2 de Octubre, 2016
Juan Klimaitis
12del-pajonal-a-la-imprenta

Con Horacio Pomi mantenemos una magnífica relación nacida en la adolescencia temprana, cuando vivíamos en plena etapa de sueños y esperanzas. Su familia poseía local de comercio a una cuadra de casa, lugar donde seguramente se inició nuestra duradera amistad. Don Alfredo, el padre, era un veterano pescador por herencia, siendo frecuente observarlo en la vereda del quiosco elaborando el entramado de alguna red, que luego era arrojada a las aguas del Plata en procura de plateadas presas. No fue difícil, en consecuencia, establecer caminos paralelos con su hijo, por el contacto directo con la naturaleza, ya que, en aquella época (1971), aún estaba formando mi colección de aves taxidermizadas para el que en la actualidad constituye el Museo Ornitológico Municipal de Berisso, el museo más antiguo del Partido, con treinta años de labor consecutiva.
Y así, menudearon salidas al campo, tanto para observar como para conseguir ejemplares de referencia. Horacio, incluso, llegó a conocer técnicas y secretos de la taxidermia, compartiendo de esta manera, muchas jornadas de labor en casa, entre charlas sobre “bichos” y la campaña de Boca Juniors en el Nacional…
Los cañadones de Berisso nos vieron muchas veces recorrer con agua hasta la cintura, buscando patos, caraos, gallinetas y otros volátiles que habitan ese universo de breve horizonte e intrincados vínculos biológicos. Nos acompañábamos de cantimplora con agua, bolso con escasas provisiones -una lata de salchichas o sardinas y un poco de pan o galletas-, prismáticos y por supuesto, buena dosis de humor, sanos y gozosos como éramos entonces.
Cuando cansados de trajinar por tanta flora autóctona, escuchando curiosas voces que teníamos que descifrar para descubrir a sus dueños, buscábamos un lugar alto y seco, a veces difícil de hallar, para hacer paréntesis y almorzar. Hubo años de intensas lluvias primaverales que prácticamente inundaron los pajonales, no dejando tierras emergentes, por lo que teníamos que posar como pájaros, sentados en los postes de los alambrados. Tal nuestra actitud de disfrutar los instantes de vida silvestre que se derramaba a nuestro derredor.
Sumergidos en esa geografía de verdes, humedad y razas apenas entrevistas, ambos sabíamos que en el mañana, tendríamos muchas anécdotas para contar a nuestros hijos y nietos. También, aprovechábamos viajes más largos, como aquel realizado en compañía de nuestras respectivas familias, al Palmar de Colón, en octubre de 1995, donde los centenarios Yatay nos sirvieron de magnífico telón de fondo.
He visitado a menudo, su original taller de impresiones gráficas “Berigraf”, fuente de trabajo de varias familias y “horno” en el cual se gestaron varios de mis libros: “Viñetas de mi pueblo”, que recoge vivencias de juventud, “Memorias del atardecer”, con retratos de muchos colegas naturalistas y “El cofre de los recuerdos”, saga fotográfica y anecdótica sobre lituanos en Berisso. En ese mundo de tinta, papel y offset, entre el ruido de las máquinas y los formularios continuos, solíamos evocar también, los “viejos buenos tiempos” de caminatas por herbazales y bañados.


Más columnas de Juan Klimaitis

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web