COLUMNISTAS

Enfermérides del Rock - Nicolás Simonoff

Fanatismo, objetividad y el niño que se convirtió en demanda

11:08hs
domingo 24 de septiembre, 2017
Nicolás Simonoff

Las bateas de las disquerías se vieron más que bendecidas el 24 septiembre de 1991. Hay dos discos que marcarían la década y que llegaron ese día. La referencia es para Nevermind y Blood Sugar Sex Magic. Pero como serán muchos los que se dedicarán a esos recuerdos, sobre todo el que sería fundacional para el grunge, hemos decidido de manera caprichosa recordar otro disco que ha sido para este escriba injustamente infravalorado. Ceremony de The Cult fue un gran disco que si bien no tuvo la contundencia de otros trabajos de los ingleses como Love, Electric o Sonic Temple bien merece el recuerdo. Parte de esa desestimación se hace palpable al ver que el disco es conocido, más que por temas como White o Sweet Hearted Song, por la presencia en la tapa de Eternity, un niño sioux de 11 años, que apareció en la misma de forma desautorizada y promovió una millonaria demanda judicial por uso indebido de imagen.

Diciembre de 1991, jornada cálida y lluviosa. Quien escribe estas palabras formaba parte de esos miles de cuerpos que iban y venían de forma tumultuosa frente al escenario de River Plate en la primera visita de Astbury y Duffy a la Argentina. Entre los que sonó esa noche, estuvo Ceremony, el tema que abre el disco y le pone nombre. Tal vez en el apasionamiento ante esta banda esté la respuesta de lo escrito en las líneas superiores de la columna de hoy. Deseo que no sea así.

 

 


Más columnas de Nicolás Simonoff

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web