COLUMNISTAS

Enfermérides del Rock - Nicolás Simonoff

Un pequeño engaño para continuar

10:59hs
lunes 23 de octubre, 2017
Nicolás Simonoff

Es una leyenda, un sobreviviente. La vida de Iggy Pop nunca fue fácil, pero en la primera mitad de los ’80 las cosas iban bastante mal: drogas y un mal momento en lo profesional lo habían metido en un círculo vicioso que presagiaba el peor final. Algo de eso  se ve en la austera cubierta de Blah, Blah, Blah, publicado el 23 de octubre de 1986. En la misma, el nacido como James Newell Osterberg, Jr, se muestra desafiante. Unos jeans, una remera negra y su mirada fija nos interpelan.  Pero la provocación se queda en la imagen.  Al hablar del disco, el crítico de Rolling Stone David Fricke, supo decir “Es tan espiritualmente indignado y emocionalmente directo como el pop comercial de estos días”. Bajo la producción de su amigo David Bowie, el trabajo nos muestra al ex Stooges en versión new wave. Un buen ejemplo de esa tensión entre la rebeldía innata de la Iguana y su supervivencia en clave musical es Cry for Love. En el tema, conviven los riffs, los sintetizadores y una inesperada vulnerabilidad romántica que confundió a varios. Solo bastó con verlo alguna vez en vivo para descubrir que se trató de una impostura. Su esencia siempre fue la misma.


Más columnas de Nicolás Simonoff

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web