COLUMNISTAS

Cine - Mariana Fojo

Reencuentros en Adiós querido Pep

10:52hs
sábado 30 de septiembre, 2017
Mariana Fojo

La inesperada muerte de Pep reúne a la reciente viuda y dos amigas en su casa en ocasión del velorio. Las tres se conocieron en Barcelona en su juventud y mientras que Marla (Claudia Cantero) e Isabel (Florencia Raggi) viven en Buenos Aires, Pilar (Marian Bermejo) se ha quedado en España y llega a la Argentina por motivos profesionales, justo a tiempo para compartir la despedida de Pep.

En medio del dolor Isabel llega a la casa de Marla con su marido Mauro (Facundo Arana). Desde el inicio se pone de manifiesto la incomodidad de Mauro en ese mundo, donde Isabel parece convertirse en el centro. Ella va a ir oscilando desde la aceptación de la muerte a través de sus creencias de origen oriental, mientras que su propia vida comenzará por medio de una copa de vino a perder pie, el alcohol y la aparición de Jesús (Juan Palomino) van a hacer tambalear el mundo armónico que Isabel parece haber conseguido. Por otra parte Pilar llega acompañada de su novia, quien cela la intimidad que Pilar e Isabel comparten, quizás como resabios de un pasado común en Barcelona que de alguna manera vuelve a florecer (con rencores y amistad) en medio de la contundencia de la muerte.

Marla, prácticamente ahogada en su dolor, será casi una participante distante del momento. Los celos, la amistad, los rencores, las viejas cuentas, el amor y el dolor se dan cita en Adiós querido Pep, que en momentos se estanca en pequeños pasajes sin lograr la profundidad que su directora parece buscar.

La realizadora Karina Zarfino explicó: “Elegí como marco narrativo un velorio, o una partida preferiría llamarle, porque considero que se trata de una situación de quiebre muy interesante. Ante la muerte la máscara suele resquebrajarse y aflora algo más genuino, que algunas veces se mantiene activo y otras desaparece pasado el dolor. La muerte nos moviliza emocionalmente y nos impulsa a actuar, a materializar los proyectos pendientes, a conectar con los anhelos más profundos.
El tema me llevó a indagar en otras realidades menos racionales y estudiar puntos de vista de tradiciones como el budismo, el chamanismo y algunas técnicas de manejo de energía y sanación.
Mi intención es despertar en los espectadores el interés sobre la posibilidad de crear rituales de despedida distintos y personales, que permitan volver a sacar a la luz la muerte socialmente ocultada.
Adiós querdido Pep  entrecruza dos líneas temáticas principales, la muerte de Pep y las historias vivenciales de las tres amigas, líneas que hacen referencia a la muerte y a la vida. Y como en la vida misma, el llanto, la risa, la desesperación, la incomprensión y la esperanza van tejiendo en esta historia situaciones que nos invitan a reflexionar sobre nuestro pasaje por este mundo”.


Más columnas de Mariana Fojo

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web