COLUMNISTAS

Memorias - Juan Klimaitis

Reunión de familia

0:23hs
Lunes 12 de Diciembre, 2016
Juan Klimaitis

De aquellas primeras salidas “profesionales” al campo, guardo memoria de interesantes reuniones de ornitófilos y naturalistas, agrupados por una idéntica finalidad: gozar de la observación de las aves e ir cimentando el conocimiento de su biología, comportamiento y distribución. Ese día, 12 de marzo de 1972, nublado y caluroso, en vísperas de otoño, visitábamos los pastizales inundables cercanos al saucedal ribereño de Berisso. Allí, la flora se integra con amplios pajonales de Paja Brava -su comunidad dominante-, serruchetales de Eryngium y áreas más abiertas con predominio de duraznillos.
La mañana en calma invitaba a caminar y solazarse con la tranquilidad de las aves en sus perchas e incluso con las gallinetas y otros habitantes del pajonal, quienes asomaban por tímidos segundos fuera de su claustrofóbica morada de tallos.
Cada hombre atendía a sus intereses. Tres de ellos portaban pesadas cámaras fotográficas rematadas en teleobjetivos, capaces de arrimar imágenes lejanas a un palmo de las narices; otro filmaba los movimientos en la fronda y el volar de los fugitivos; alguno más describía en su libreta, coloridos y detalles; y todos, sin excepción, pegaban manotazos a diestra y siniestra, eliminando o ahuyentando la horda de mosquitos… Los golpes se sucedían sobre rostro, hombros, piernas, cuello, orejas, pero siempre teniendo cerca de los ojos los prismáticos, herramienta ideal para indagar la vida salvaje.
Los altos eran frecuentes. La velocidad no es buena consejera e induce al error o a las ausencias. En una de tales pausas pera dirimir alguna identidad o profundizar conceptos sobre teorías de conducta animal, sorprendí esta escena con mis compañeros absortos en cierta explicación de Tito. A saber, de izquierda a derecha: Roberto Straneck, hoy día excelente especialista en grabación de voces de aves; Osvaldo Tanzola, berissense y profesor de dibujo, pintura y vestuario teatral; Francisco Contino, naturalista, cineasta y filósofo, cuya partida dejó un vacío en la cultura del noroeste argentino; Tito Narosky, el propulsor de cuanto viaje y reunión se hiciera en esas décadas de lucha y creatividad; Darío Yzurieta, montaraz y viejo luchador por la conservación de los recursos naturales, ornitólogo y artista ilustrador de libros.
Producto de la jornada, nuestras carpetas registraron nuevas especies para Buenos Aires y para el propio beneplácito. Pero también, confirmamos que la solidaridad en aras de un mismo propósito, propicia el crecimiento científico, intelectual y acaso, instila calor al corazón, aún cuando funcionalmente trabaje en óptimas condiciones.

17reunion-de-familia

Más columnas de Juan Klimaitis

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web