COLUMNISTAS

Enfermérides del Rock - Nicolás Simonoff

Un Nóbel y un maestro

7:26hs
martes 17 de octubre, 2017
Nicolás Simonoff

Fue un día como el de hoy, pero de 1957, cuando Albert Camus se enteró que le entregarían el Nobel de Literatura. Para la Academia Sueca la razón de la distinción se basaba en que “el conjunto de su obra pone de relieve los problemas que se plantean en la conciencia de los hombres de hoy”. Meses más tarde, en el discurso pronunciado en la ceremonia de entrega de la distinción y titulado La Misión del Escritor, el filósofo dijo lo siguiente “… Querría yo situar al escritor en su verdadero lugar, sin otros títulos que los que comparte con sus compañeros de lucha, vulnerable pero tenaz, injusto pero apasionado de justicia, realizando su obra sin vergüenza ni orgullo, a la vista de todos; atento siempre al dolor y a la belleza; consagrado en fin, a sacar de su ser complejo las creaciones que intenta levantar, obstinadamente, entre el movimiento destructor de la historia”.

Pero atrás de esa declaración existió otra, íntima, pero igual de importante. Es aquélla que supo enviarle de puño y letra a quien fuera profesor suyo cuando era un niño, el señor Louis Germain. En la misma, Camus vuelve a ser niño para dirigirse afectuosamente a quien fuera su maestro. Para entender la importancia de un docente bastan sus palabras “…Cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, la mano afectuosa que tendió al pobre niñito que era yo, sin su enseñanza y ejemplo, no hubiese sucedido nada de esto”. Para más tarde terminar “No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y le puedo asegurar que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso continúan siempre vivos en uno de sus pequeños discípulos, que, a pesar de los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido”.

Como no recordarlo entonces. Lo haremos con Killing an Arab de The Cure, inspirada en esa pequeña gran obra llamada El Extranjero.  Es la historia de un hombre desarraigado y apático que ha cometido un asesinato y no se siente conmovido ni siquiera por ese hecho. Es que su angustia lo abarca todo…

 


Más columnas de Nicolás Simonoff

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web