POLÍTICA

Concluyó la entrega de viviendas del plan de Villa Progreso

10:57hs
sábado 19 de enero, 2019

La semana pasada se efectuó el acto de entrega de las últimas 61 casas del plan de viviendas ejecutado en Villa Progreso, sobre terrenos delimitados por las calles 125, 126 bis, 76 y 77. La entrega complementó la de otras 45 casas adjudicadas semanas atrás, para redondear un total de 106, que habían quedado sin terminar del plan de 224 viviendas anunciado en 2006, en el marco del Programa Federal Plurianual de Construcción de Viviendas del Instituto provincial de la Vivienda.

El acto fue encabezado por el intendente Jorge Nedela junto al subadministrador del Instituto de la Vivienda, Manuel Tamborenea, y contó con la participación de varios secretarios comunales, funcionarios de diferentes áreas y referentes de diferentes sectores de la comunidad.

Para dar inicio formal al encuentro, el padre Maximiliano, de la Parroquia María Reina, efectuó la bendición de las nuevas viviendas. Acto seguido y en forma simbólica, Nedela hizo entrega de la llave de su nueva casa a Tamara López, una de las adjudicatarias.

“Es un día de profunda emoción. Si uno pensaba hace unos años atrás que iba a terminar este barrio parecía imposible, pero hoy estamos cerrando un ciclo con la entrega de estas 106 viviendas que serán disfrutadas por vecinos de nuestra ciudad, cada uno con una problemática distinta, pero con la certeza de que acá van a poder construir su futuro. Para nosotros como Estado, es algo que nos llena de orgullo”, pronunció durante el acto el intendente Nedela.

“Este es un paso muy importante y debo agradecer en ese sentido a todo el equipo técnico de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, al personal del Instituto de la Vivienda, a la Gobernadora María Eugenia Vidal que tiene como prioridad el acceso a la vivienda y a Ismael Passaglia como representante del Instituto de la Vivienda, con quien generamos un lazo muy importante que nos permite avanzar en la terminación de los barrios que tenemos en la ciudad”, expuso además el jefe comunal, remarcando que entre los nuevos propietarios de las viviendas sociales figuran ex-combatientes de Malvinas, bomberos voluntarios, personal policial y un importante número de mujeres solteras con hijos o sostén de familia.

“Ojalá en poco tiempo podamos estar anunciando, la finalización de otros barrios, contándole a las familias que pueden acceder a su vivienda, y poder generar más planes de vivienda porque ese también es nuestro objetivo de gobierno”, expresó finalmente.

También se refirió a la tarea concluida Tamborenea. “Estamos muy contentos. Pudimos cumplir con entregar la totalidad del barrio y aceleramos los tiempos para que los vecinos puedan tener su vivienda. La emoción de los beneficiarios da cuenta de la necesidad que tiene cada familia por acceder a una vivienda propia, a un hogar. Para nosotros es una satisfacción enorme hacer esta entrega. Hoy los vecinos acceden a una casa y ellos la transformarán en un hogar”, señaló.

La casa propia

Con una expresión de alegría imposible de disimular en sus rostros, los nuevos adjudicatarios del barrio comenzaron a ocupar sus casas. “Estoy feliz por mí y por mis hijos. Esta casa es para ellos. Tuve la oportunidad de recorrerla y es hermosa. Puedo decir que ya tengo mi casa para mí y mis cuatro hijos”, comentó por ejemplo Tamara López, quien desde hacía años soñaba con contar con su propia casa.

El proceso de adjudicación 

Por su parte, el Secretario municipal de Obras y Servicios Públicos, Raúl Murgia, aportó detalles respecto del proceso de selección de los beneficiarios y repasó las instancias que determinaron retomar las tareas y la finalización de las viviendas, en un barrio que hace años estaba postergado.

“Antes de llegar al gobierno estuvimos preparando una Ordenanza para fijar el marco en el cual se iban a fijar los requisitos para la adjudicación de viviendas. En gestiones anteriores no había ningún marco regulatorio, ni se sabía qué parámetros utilizaban para la entrega de una vivienda. Lo primero que hicimos fue trabajar una Ordenanza denominada de regularización dominial, que tiene que ver con las necesidades habitaciones de los ciudadanos”, señaló.

El funcionario agregó que a partir de su entrada en vigencia, la Ordenanza estableció la creación del Registro Único de Demandantes. “Este Registro permite que todos los ciudadanos que tengan necesidades habitacionales se inscriban. Hay una serie de requisitos que deben cumplir los beneficiarios y que establece la Ordenanza. Principalmente no deben tener ningún tipo de propiedad, ni posibilidad de tener una propiedad, para que se haga justicia y se le den las viviendas sociales a gente que realmente no tiene nada”, planteó.

“Con este criterio, en el caso de las viviendas de Villa Progreso se confeccionaron legajos. Cada ciudadano debe cumplir con una serie de requerimientos, como presentar datos filiatorios de la familia, declarar si tienen trabajo o no, aportar cuestiones de salud que se dejan acreditadas. Eso permite establecer un puntaje. En este registro que se confeccionó en esta gestión se anotaron más de mil personas, pero lamentablemente teníamos para entregar 106 viviendas”, describió.

Para la designación de adjudicatarios, explicó el funcionario, se utilizaron las herramientas que establece la Ordenanza de regularización dominial. “La norma fija la generación de una comisión evaluadora que analiza los legajos. Esta comisión está integrada por asistentes sociales del municipio. Luego se envía al Instituto de la Vivienda y se chequea también el cumplimiento de los requisitos que establece el órgano provincial. El propio Instituto de la Vivienda prepara toda la documentación de entrega de las casas a los beneficiarios”, precisó.

“En total se entregaron 106 viviendas: en la primera etapa 45 y en la segunda 61. Es un barrio que hace 12 años se empezó a construir y nosotros en tres años pudimos habilitar la mitad del barrio que estaba sin terminar. Se entregaron a bomberos, policías, a 16 empleados municipales. Se contemplaron todos los casos, desde familias con chicos con alguna discapacidad a matrimonios jóvenes para que tengan la posibilidad de crecer. Fue una distribución muy justa y equitativa. Fue un proceso transparente porque se continuaron los pasos de la Ordenanza y fue corroborado por el Instituto de la Vivienda de la provincia”, sostuvo Murgia. “Además hay cuadrillas de cooperativas para los pequeños detalles que pudieron quedar. A medida que la gente va solicitando las cosas que le faltan, ellos lo van solucionando. Hasta el momento no tuvimos ningún problema y los vecinos adjudicatarios no han mostrado disconformidad”, especificó luego el funcionario.

También se refirió a las dificultades para sacar al plan del parate. “Faltaba en este caso un 40 por ciento de la obra. Para poder terminarlas tuvimos el apoyo importante del responsable del Instituto de la Vivienda quien fue que dispuso los fondos. Logramos levantar la paralización de la obra y por suerte pudimos entregar las viviendas”, definió.

Por último, se refirió a la necesidad de avanzar en el desarrollo de otros planes de vivienda. “Ahora vamos por más viviendas. En esta semana tenemos nuevas reuniones con el presidente del Instituto para poder avanzar con la construcción de 28 casas más, que estarán ubicadas en la zona de 161 y 24. En este caso las bases están, hay que levantar las paredes y el techo. Lo mismo sucede con las viviendas del Barrio Obrero, pero esta es una situación más compleja porque era un plan de 350 viviendas en el que se entregaron la mitad y con muchos conflictos. La obra está paralizada porque han quedado desactualizados los precios. Lo que estamos tratando de hacer es cerrar los viejos convenios, armar nuevos y construir de a 50 viviendas y así ir entregando”, adelantó Murgia.

Un sector de la oposición plantea dudas

A través de un comunicado emitido el miércoles, la mesa de acción política del espacio Identidad Berissense planteó dudas respecto de la transparencia en el mecanismo por el que se seleccionaron los adjudicatarios del plan de viviendas de Villa Progreso.

Tras considerar que la gestión del intendente Nedela exhibe ‘numerosas irregularidades y desprolijidades’, los integrantes del espacio que propone la candidatura a intendente de Juan Ignacio Mincarelli sostienen que la adjudicación de las casas constituye ‘una injusticia’ y una muestra de ‘discriminación’.

“Repudiamos enérgicamente la evidente forma de entrega de las casas, ya que algunas de ellas han sido manipuladas y digitadas de la forma más perversa, priorizando el amiguismo y las influencias en desmedro de quienes más las necesitaban”, postularon desde la agrupación peronista, exigiendo al intendente Nedela que brinde un informe respecto de cómo y a quiénes se les otorgaron las viviendas.

Ruido en el ámbito gremial

A través de redes sociales e identificándose como ‘trabajadores unidos’, un grupo de empleados municipales cuestionaron que una vivienda fuera adjudicada a un familiar del secretario Adjunto del gremio municipal, Claudio Hiser, criticándolo por ‘priorizar sus aspiraciones personales por sobre las necesidades de los trabajadores’.

Lo que no hubiera sido más que una de tantas expresiones que se volcaron sobre el tema en redes sociales encontró eco en el ámbito del Sindicato de Trabajadores Municipales, que hizo circular un comunicado a través del que aseguró que no tuvo responsabilidad e influencia en la elección de los adjudicatarios de las viviendas sociales.

“Nuestra única injerencia fue en pos de que la gestión municipal respetara un cupo para los trabajadores municipales y que su selección cumpliera con los parámetros que marca la ley vigente”, remarcaron desde el gremio.

Galería de fotos


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO © 2019 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web