INFORMACIÓN GENERAL

Pocos recursos, enorme voluntad

19:34hs
viernes 26 de abril, 2019

El comedor comunitario “Tardecitas de Colores” funciona en El Carmen. Cualquier donación de alimentos, útiles, libros u otros elementos será de gran ayuda.

Día a día se complejiza el trabajo que realizan los espacios comunitarios. La crisis afecta a los sectores más vulnerables que se vuelcan en familia a los comedores comunitarios. En El Carmen funciona “Tardecitas de Colores” que asiste a más de cien personas con leche y viandas. No recibe ayuda del Estado y hace lo imposible para que los vecinos brinden ayuda que le permita continuar con las actividades.

Junto a un grupo de mamás, Gisela Pereyra generó el espacio hace tres años en la calle 37 entre 128 y 129. La crisis económica y social hizo que, a pesar de los esfuerzos y la ayuda que recibe de su esposo albañil y los vecinos, la comida y el esfuerzo no alcancen.

El número de los asistentes crece sistemáticamente. Primero llegaban los nenes. Ahora también sus mamás. De ochenta personas, pasaron a asistir a cien y cada semana se suman bocas que alimentar. Algunos incluso toman su merienda parados porque a pesar de organizarlos en tandas horarias, los lugares no alcanzan. Si bien desde el Estado municipal se acercaron para certificar el funcionamiento de la organización, todavía la respuesta no llegó. La burocracia y el cambio de funcionarios fueron algunos de los factores que, considera Gisela, hicieron que la ayuda se retrase y se aceleren los mecanismos de la ayuda de los vecinos. A través de las redes una vecina impulsó una cadena y consiguió alimentos. Le dieron sólo leche durante algunos meses del Plan Más Vida. Nada más.

Gisela no tiene trabajo ni hijos, pero asegura que todos los chicos que concurren son como propios. Desde el mediodía se juntan para cocinar y brindar la leche desde las 16:30 y hasta las 18:30 cuando salen del colegio. “Antes dábamos la leche todos los días. Ahora no podemos”, explica la joven mujer, que abre las puertas de su hogar lunes y miércoles para servir la leche. Los viernes el hábito es que los vecinos retiren sus viandas para disfrutar de la cena en familia.

“Me sorprendió la cantidad de padres. Antes iban las mamás y uno se daba cuenta que las madres también tenían hambre, y ahora se suman los padres. Todos van con hambre y es terrible”, menciona. “La necesidad es grande y cada vez hay más gente. Hay que saber sobrellevarla”, sigue relatando.

“Nadie nos da una mano. No queremos tener a políticos cerca porque ellos vienen nos dejan dos paquetes de fideos, nos llenan de pancartas y después se van”, sostiene.

Para sumar recursos, el comedor vende productos en una feria de emprendedores que volverá a reunirse en la esquina de 8 y 48 de La Plata el próximo 11 de mayo, cuya entrada es un alimento no perecedero. Por otra parte, este sábado participarán del Festival del Monte, que se desarrollará de 10:00 a 18:00 en Los Talas.

Quienes quieran colaborar con el espacio pueden acercarse a la dirección citada arriba o llamar al (221) 628-7077. Se necesita de todo: alimentos, útiles, bancos, libros y todo lo que sirva para continuar con la actividad solidaria.


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2022 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web