POLÍTICA

Frente de Izquierda: Contra el ‘panquequismo’, los ajustes y la precarización

7:56hs
viernes 9 de agosto, 2019

Federico Surila es trabajador en el Hospital de Niños, músico, padre y pre-candidato a intendente por el Frente de Izquierda – Unidad. Conformado como un espacio político integrado por mujeres, jóvenes y trabajadores, el sector autofinanció su campaña rechazando el proyecto y la idea de financiación por parte de las empresas, situación que -consideran- condiciona a futuro las políticas que deban tomarse para con el sector.

“Ningún empresario va a determinar nuestra agenda política”, define. Por eso, a pesar de que corran con desventaja financiera en comparación con otras fuerzas, el Frente de Izquierda apunta a ‘quebrar el antagonismo y los aparatos’ que se levantaron desde el oficialismo y desde el Partido Justicialista.

“Vamos a pulmón. Intentamos llegar a todos los sectores, rompiendo la polarización que llega impuesta por los medios y las estructuras de los partidos tradicionales. A pesar de estas condiciones, notamos en la calle una gran recepción hacia las propuestas”, pone de relieve.

Dicha recepción, entienden en el sector, está vinculada también a cambios que se dieron ‘dentro de las estructuras hegemónicas del poder’. “Esa apertura del libro de pases y el panquequismo cayó muy mal en grandes sectores de la sociedad porque la gente confiaba en un discurso y vio como ese discurso se desvanecía cuando el candidato se pasaba de filas. A nosotros nos reconocen como un espacio coherente con un programa que defendemos desde las bancas y las calles”, detalla Surila. “Aquellos que quizá no acompañan el programa en su totalidad, sí expresan su simpatía por muchos de los puntos que proponemos y quieren que la izquierda tenga representación en el poder legislativo”, completa.

Conforme al dirigente, eso permitiría trabajar en iniciativas que apunten a revertir ‘el cuadro crítico que atraviesa la ciudad a niveles social’. “Cabe recordar que el 80% de las familias no cuenta con sistema de cloacas y cientos de familias acceden de manera precaria a los servicios. Berisso cuenta con el barrio más pobre del país y es el quinto municipio en la provincia por la cantidad de asentamientos”, enumera, añadiendo que una de las iniciativas -evitando ‘los grandes negocios a través de la obra pública’- apuntaría a la consolidación del derecho constitucional a la vivienda a través de programas que generen además mano de obra genuina entre las familias de la ciudad y que cuente con la incorporación de las organizaciones barriales, vecinales y el aporte de profesionales de la UNLP.

En simultáneo, explica Surila, se debe poner fin a la ‘precarización laboral que ha profundizado el gobierno de Nedela que se posa sobre la precarización que ha sembrado el gobierno de Slezack’. “El conjunto de trabajadores de la salud y de cooperativas son trabajadores municipales de segunda, porque no son reconocidos como tales. Realizan trabajos para el municipio, algunos de forma calificada, y cobran salarios de miseria. Otra de nuestras tareas es plantear el pase a planta de esos obreros”, detalla.

Para poder avanzar sobre éstos y otros puntos, describió el pre- candidato, se deberá evitar ‘votar presupuestos de ajuste en la legislatura y aplicar impuestos progresivos’.

“En Berisso hay más de 100 empresas que no pagan tributos acorde a su recaudación. Los vecinos pagamos y las empresas no”, distingue.


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO © 2019 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web