INFORMACIÓN GENERAL

La delicada situación en los 18 asentamientos berissenses

Pobres pobres

10:04hs
lunes 14 de octubre, 2019

Asentamientos y necesidades básicas insatisfechas. Un problema sumamente complejo, crónico y agudo. Una conclusión sencilla: se requieren soluciones urgentes.

Recientemente, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) informó que en el primer semestre de 2019, el número de argentinos por debajo de la línea de pobreza creció al 35,4%, frente al 27,3% medido en el mismo período de 2018.

Conforme a los parámetros de medición que utiliza este organismo, también trepó la cantidad de personas que no tiene ingresos suficientes para hacer frente a la elemental necesidad de alimentarse. El número de indigentes representa el 7,7% de la población nacional, frente al 4,9% del mismo período de 2018.

A las alarmantes cifras que exhiben los índices oficiales nacionales se suman en la región las que resultan de un informe del Observatorio Socioeconómico de la Universidad Católica de La Plata (UCALP), que recoge datos de 164 asentamientos del Gran La Plata dentro de los que hay 26.500 viviendas y más de 130.000 personas.

La metodología utilizada por el citado Observatorio es diferente a la que emplea el INDEC. Desde la institución platense se toman en cuenta, para hablar de pobreza, más de 20 variables, relacionadas por ejemplo con hábitat, desarrollo e integración.

Según explica Paulo Bernardo, integrante del Observatorio, la recolección de datos y su posterior análisis parten de considerar que la pobreza ‘no se mide sólo en función de ingresos’. “En estos asentamientos también analizamos si las familias tienen acceso a agua potable y cloacas, las distancias que las separan del centro de salud más cercano y los alimentos que consumen”, mencionó.

Consultado sobre el relevamiento realizado puntualmente en Berisso, el licenciado detalló que fueron identificados 18 asentamientos ubicados en distintos puntos.

Entre los datos estadísticos principales que se desprenden del estudio y que encienden las luces de alerta entre los especialistas, figuran algunos asociados a la situación de los niños de 0 a 4 años que viven en los asentamientos: de un total de 12.000, el 25% exhibe algún signo de desnutrición.

“Por la adversidad medioambiental no se están garantizando las condiciones necesarias para la vida del recién nacido, que no tiene los servicios básicos ni la alimentación correcta, lo que dificulta su desarrollo físico y cognitivo”, agregó Bernardo.

Otro de los datos que surgen del relevamiento -que comenzó hace alrededor de dos años- tiene que ver con que la mitad de los asentamientos observados no tienen acceso al agua potable, mientras que un 20% no posee siquiera energía eléctrica.

La situación aparece aún más dramática si se tienen en cuenta otros elementos: entre el 70 y 80% de las familias que habitan estos asentamientos no tiene acceso a red de gas y cloacas.

Para llevar adelante su labor, los integrantes del Observatorio debieron contactarse con organizaciones y referentes barriales que los acercaran a los vecinos y a las particularidades de cada asentamiento.

Si bien explicaron que este trabajo continuará, una de las primeras conclusiones a las que llegaron es que 6 de cada 10 de los asentamientos analizados requieren un alto nivel de integración y, por ende, medidas de intervención urgente.

El asentamiento más grande en Villa Argüello

Los 18 asentamientos identificados en Berisso representan el 11% del total de los examinados en el Gran La Plata. En lo que respecta a la cantidad de viviendas ubicadas dentro de los asentamientos, en Berisso se contabilizaron más de 6 mil, en las que habitan cerca de 30.000 personas.

Pero de este relevamiento surgió un dato llamativo, al menos en lo que hace al orden local: el asentamiento más grande de todos los relevados en este informe está ubicado en Villa Argüello, con más de 5.500 habitantes en 1.100 viviendas.

Consultado sobre el crecimiento de los asentamientos, el licenciado aseguró que hacia fines de los ‘80 había sólo 4 conglomerados de estas características registrados en Berisso, duplicándose ese número durante la década del ‘90. Según este mismo informe, entre 2000 y 2010 se sumaron otros seis y de ese año en adelante los últimos tres.

Una creciente asistencia alimentaria

Responsables del área social de la Comuna informaron que en el distrito, el Estado entrega alrededor de 15.150 kilos mensuales de alimentos a vecinos con necesidades a través de diferentes organizaciones, movimientos e instituciones.

Un grupo de organizaciones integrado por el Polo Obrero, Izquierda Unida Latinoamericana, Fol y Barrios de Pie, expuso Manuela Chueco, Secretaria comunal de Promoción Social, recibe de manera sistemática harina, fideos, arroz, aceite, puré de tomate, azúcar y yerba y, según disponibilidad, polenta, leche en polvo, mermelada, membrillo, picadillo de carne y choclo en lata. Dichos movimientos trabajan con 13 comedores; mensualmente recibían 730 kilogramos de alimentos y a partir de agosto la cantidad pasó a ser 1.130 kilos.

Por su parte, el Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa, Mujeres en Lucha y Octubres reciben el mismo volumen de alimentos (hoy también 1.130 kg. mensuales) que distribuyen entre 13 comedores.

La CTA recibe alimentos de iguales características para distribuir en 3 comedores. La organización recibe 390 kilogramos mensuales de mercadería. A su vez se entregan 10 bolsas de alimentos que se distribuyen entre los integrantes de la organización.

La ayuda incluye entrega ocasional de alimentos frescos, verduras, kits de limpieza, colchones, almohadas, frazadas, zapatillas, agua mineral y productos del Banco de Alimentos. En casos especiales se asiste además con material de construcción como chapas, tirantes y clavaderas.

Desde el Estado se contribuye también con la Clínica Mosconi a la que se asiste con harina, fideos, arroz, aceite, puré de tomate, azúcar, yerba y polenta, leche en Polvo, mermelada, membrillo, picadillo de carne y choclo en lata según disponibilidad. Se entregan además 50 bolsas de alimentos de 7 kilogramos, lo que equivale a 350 kilos mensuales. Además se colabora con kits de limpieza, colchones, camperas y medias y materiales para contribuir con casos especiales que atreviesen los trabajadores.

Con iguales productos y 80 bolsas de alimentos se asiste al Club El Ciclón, que recibe mensualmente 560 kilos de alimentos y al comedor Huellitas del Rey Jesús que, además de los productos mencionados, recibe 100 bolsas de alimentos que contienen al mes unos 700 kilos de mercadería. Reciben, al igual que el resto de los asistidos, kits de limpieza, colchones, camperas y materiales de construcción.

En igual sentido se asiste a la Delegación Zona II y Zona I a quienes también se les brinda productos y bolsas de alimentos por 1.260 kilogramos.

Desde Acción y Promoción Social se entregan alimentos secos y bolsas de alimentos de 7 kilos equivalentes a 6.720 kilos.

Los comedores y copas de leche, que en la actualidad son aproximadamente 25, son asistidos con un total de 1.650 kilos mensuales de alimentos secos, que además suman alimentos frescos, verduras, kits de limpieza, colchones, almohadas y frazadas, zapatillas, y alimentos del banco alimentario, más materiales como tirantes, chapas y clavaderas.

En las escuelas

El Servicio Alimentario Escolar (SAE) está dirigido a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social, escolarizados en instituciones públicas de la provincia. El objetivo es garantizar una cobertura nutricional uniforme asistiendo particularmente a los más vulnerables.

Su administración se transfirió al gobierno municipal el 6 de marzo del 2018, mediante un acta acuerdo firmada entre el Ministro de Desarrollo Social y el intendente Jorge Nedela. Así, por Decreto 379/19, el 17 de abril del 2019 se creó el Departamento Administrativo SAE. Desde entonces corre por cuenta del municipio la responsabilidad de proveer los recursos humanos para la implementación y administración del SAE. Su estructura incluye nutrición, infraestructura, equipamiento y limpieza. Para nutrición, el Ministerio de Desarrollo Social destina un monto económico en forma de cupo para cada niño como DMC (desayuno y merienda complementaria) y/o Comedor (almuerzo). En materia de infraestructura se trabaja para renovar las cocinas y equiparlas, en el caso que se requiera, o arreglar artefactos de manera inmediata, previa autorización del Ministerio. Se cuenta para esto con un presupuesto y un monto destinado a elementos de limpieza para las cocinas de las instituciones educativas.

Dentro del partido de Berisso, y bajo la órbita del SAE, existen 65 establecimientos educativos divididos en 5 zonas: 25 poseen comedor y DMC, 18 sólo DMC y 10 escuelas secundarias poseen comedor por compartir el mismo edificio con escuelas primarias y 12 escuelas secundarias poseen módulo simple que consta de una vianda (sándwich de jamón y queso, actualmente). El Ministerio de Desarrollo Social destina 8882 cupos de DMC, 4013 de comedor y 1746 módulos simples (más 531 que corren por cuenta del municipio para abastecer a más chicos de nivel secundario que lo requieren).

El desayuno y merienda consta 3 veces por semana de leche con cacao, pan integral y queso, pan integral y dulce de batata y vainillas. Dos días se sirve matecocido con leche con copos

de cereal de miel y banana y otro día con galletitas simples. El almuerzo está planificado para dos semanas: guiso de lentejas, pan y mandarina, bife a la portuguesa con tortilla de papas y acelga y manzana, milanesa de pollo con arroz amarillo y verduras y naranja, carne a la cacerola con puré de zapallo y batata y manzana; pollo salteado con vegetales y arroz integral, pan y banana; polenta a la bolognesa, pan y manzana; tarta de pollo y verduras y flan; pollo a la cacerola con jardinera y mandarina; cazuela de fideos,

carnes y vegetales, pan y naranja; pastel de papa y zapallo con ensalada de lechuga y tomate y manzana.

El descrito es el menú de invierno aprobado por el área de Nutrición de la Dirección del SAE del Ministerio de Desarrollo Social.

En relación a los cupos, a partir de gestiones realizadas con la Dirección del SAE del Ministerio se han incorporado 150 cupos más para DMC y 80 más para Comedor. Los mismos fueron

distribuidos, en el mes de agosto, de acuerdo a las demandas de jardines y escuelas, previo monitoreo efectuado por la Provincia y por el municipio.

Del mismo modo, en lo que respecta a arreglos, se realizaron unas 60 reparaciones en cocinas de establecimientos educativos desde el mes de mayo de este año y se ha comprado equipamiento en lo que va de este año en 10 escuelas aproximadamente. Desde que se implementó el SAE en el municipio se ha finalizado la infraestructura en cocinas en 23 instituciones.


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO © 2019 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web