POLÍTICA

Jorge Nedela, Juntos por el Cambio: “En la elección del domingo se ponen muchas cosas en juego”

7:24hs
viernes 25 de octubre, 2019

Se cumplen cuatro años de aquella histórica elección en la que “Cambiemos” desplazó al peronismo de la administración de la Comuna, interrumpiendo el ciclo de administraciones justicialistas iniciado con el retorno de la democracia.

Jorge Nedela se transformaba entonces en intendente, iniciando un mandato que caduca el 10 de diciembre pero que buscará revalidar por otros cuatro años, para llevar adelante una segunda gestión, la última consecutiva conforme a lo que ahora marca la ley.

Actualmente identificado como “Juntos por el Cambio”, el frente que integra llega a la cita electoral con un antecedente preocupante: en las PASO su performance estuvo muy por debajo en números de la exhibida por la nómina del peronismo unido, nucleada ahora en el Frente de Todos.

“Es difícil, pero para nada imposible”, sintetiza Nedela cuando se le pregunta respecto de las chances de revertir la tendencia que marcaron las Primarias. “Hay dos antecedentes importantes: 2015 y 2017. En ambos casos en las PASO estuvimos abajo y terminamos ganando la general”, recuerda.

En este caso, pone el acento en lo ‘atractiva’ que se presentaba la interna del Frente de Todos, en la que se definía quién sería su rival en octubre. “Nosotros no teníamos interna. Mucha gente dio forma a su lógica electoral y quiso participar en esa interna por diferentes razones. Ya conocido el resultado, tranquilamente puede reacomodar esa lógica y decidir a partir de las nuevas opciones que se le presentan”, afirma, alegando que van quedando atrás los tiempos en que la gente ‘tenía muy estructurado el voto’.

A esa esperanza, el frente “Juntos por el Cambio” le sumó en las últimas semanas intensas actividades de campaña, con un cambio de estrategia y la presencia en espacios que no utilizó previo a las PASO. Más cartelería en la calle, nuevas rondas de recorridas por los barrios para crecer en el ‘mano a mano’ con el vecino, presencia en ciclos televisivos importantes en audiencia de canales de alcance nacional, fueron algunas de las herramientas a las que se apeló. También se percibió una variante cromática, con mayor uso del celeste y menos de amarillo en el material de campaña.

Se apuntó, como en otros distritos, a ‘municipalizar’ la campaña. Sobre el punto, Nedela encuentra razonable que dado el angustiante contexto económico social, un berissense quiera optar por otras propuestas para la presidencia o la gobernación, pero confía en que el vecino valore el modo en que se administró la ciudad en estos años.

Al mismo tiempo, indica que la citada ‘municipalización’ nada tiene que ver con ocultar su pertenencia y compromiso con las administraciones nacional y provincial. De ahí, por ejemplo, su participación en la multitudinaria concentración del “Sí se Puede” en el Obelisco.

“Soy radical y estoy en un espacio que compartimos con otras fuerzas y que llegó al gobierno para atender demandas históricas, más allá de los prejuicios de quienes pertenecen a otros espacios políticos. Se gobierna con hechos más que con palabras”, afirma, observando que en muchas áreas, incluidas obras públicas, desarrollo social, educación o justicia, se ejecutaron políticas transformadoras. El obvio aplazo va a economía.

“Es evidente que ahí fallamos. La inflación es el gran drama que golpea en el bolsillo a todos, a ciudadanos y a pymes. Ahí está la gran dificultad, pero un país no sólo se construye desde el punto de vista económico; hay muchas cosas en juego”, advierte.

Un triunfo de “Juntos por el Cambio”, evalúa, permitiría ratificar algunas políticas y modificar otras en campos en los que el radicalismo había encendido luces de alerta. “El partido a través de su presidente siempre marcó algunas diferencias, pero no se lo escuchó de la manera en que correspondía. Si logramos rectificar algunos caminos, se alcanzarán objetivos importantes”, dice, poniendo el acento en la necesidad de activar herramientas en las áreas de producción, trabajo y educación en un hipotético segundo mandato del presidente Macri.

Recursos escasos

Son esas las dos palabras que utiliza Nedela para definir el contexto en el que le tocó administrar la comuna en los últimos cuatro años. “El 80% de nuestro presupuesto va a salarios. Hemos recibido mucho apoyo de Nación y Provincia para realizar un gran programa de bacheo, terminar viviendas, pavimentar la calle 8 y tener una guardia nueva en el Hospital. Así y todo, siempre nos gustaría recibir más, mientras seguimos mejorando nuestro nivel de recaudación para encarar otras acciones”, plantea. “Estamos sobrellevando una situación compleja, con un dólar disparado y una gran inflación, algo que impactó en el vecino pero también en la Municipalidad. Se hizo difícil cumplir con lo planificado a inicios del año, en el que el contexto era otro”, completa.

Prioridades para una nueva gestión

“Berisso no tenía ambulancias para atender las emergencias en la vía pública y ahora tenemos cuatro gracias a la implementación del SAME. El Hospital estaba olvidado y hoy muestra con orgullo su nueva guardia y la recuperación de servicios”, consigna Nedela convocado a repasar algunos hitos importantes de estos últimos cuatro años.

En la lista del ‘haber’ coloca también, entre otras cosas, la pavimentación de más de 75 cuadras, la culminación de un plan de viviendas en Villa Progreso, la renovación del vetusto parque automotor con que contaba la Comuna, la reapertura del Cine Teatro Victoria, la entrega de más de 1.500 escrituras propietarias, el inicio de operaciones en la terminal del Puerto y la construcción en El Carmen del Centro Cultural y Polideportivo Papa Francisco.

Las prioridades de una segunda gestión, asevera, tendrían que ver en buena medida con avanzar en pavimentos y concretar el postergado proyecto para dotar de cloacas a buena parte de los berissenses.

“El pavimento es mucho más que el material que se usa. Dejar de vivir en el barrio le cambia la vida a la gente”, asegura, poniendo de relieve también que un convenio que se trabaja con el AMBA podría ayudar a realizar inversiones necesarias en unidades sanitarias. “Tenemos que ponerlas en condiciones, para que cumplan realmente con la función de la atención primaria, en articulación con el Hospital”, define al respecto.

Vínculos

Uno de los valores positivos que el jefe comunal elige destacar de estos cuatro años de gestión es el de la calidad del vínculo establecido con diferentes actores sociales. “Pudimos construir relaciones de respeto, más allá de las diferencias que ocasionalmente pudieran presentarse. Tanto en lo que hace a instituciones como colectividades, Bomberos o Cevecim como en lo que hace por ejemplo al Sindicato de Trabajadores Municipales”, reseña.

A este último vínculo dedica párrafo aparte. “Empezamos muy mal la relación, pero pasamos por diferentes etapas y se fue acomodando. Tuvimos que conocernos mutuamente, saber quiénes éramos y cómo actuábamos. Para el Sindicato fue muy difícil, como para el PJ, dejar de tener el manejo del municipio. Había una realidad objetiva: partido, sindicato y comuna eran lo mismo y ahora había que pensar la comuna desde otra lógica”, expresa, subrayando que hoy en la relación prima el respeto y el diálogo.

“Es la misma relación que buscamos establecer con los propios empleados. Más allá de la militancia política que cada uno tenga, la gran mayoría tiene puesta la camiseta de Berisso. De hecho muchos de nuestros funcionarios son empleados municipales a los que le tenemos mucho aprecio”, indica luego, sumando que en el caso del área económica, tesorera, jefa de compras y contador no eran afines a la gestión, circunstancia que ayudó además a corregir cualquier desprolijidad en gastos o movimientos de recursos.

“Todo lo viejo”

Para Nedela, a esta instancia electoral le hubiera venido muy bien ‘un debate de calidad’. Hubiera ayudado, asevera, a que los vecinos conocieran quiénes son y qué representan los candidatos.

Con Fabián Cagliardi, candidato del Frente de Todos, dice no haber tenido demasiadas oportunidades de conversar. “En su momento nos tocó pagarle una deuda que se arrastraba de la gestión anterior por obras que venía haciendo en su rol de empresario y como proveedor de la Municipalidad. Después tuvimos un vínculo como el que puede tener cualquier intendente con un concejal”, describe.

No obstante, se declara convencido de que detrás de su figura ‘claramente vuelve todo el gobierno de Enrique Slezack’. “Es una gran oportunidad para que vuelva todo lo viejo, los que nos gobernaron en la ciudad hasta 2015. Por sí solos no lo podrían hacer, porque tienen un rechazo muy grande. Necesitaban de una imagen nueva para poder llegar a la gestión”, fustiga.

“La cabeza del Municipio tiene que ser de Berisso y vivir en Berisso. Es fundamental. Yo vivo en calle 160, salgo todas las mañanas a llevar a mi hijo al colegio y me cruzo con los recolectores u otros vecinos”, puntualiza luego, en lo que constituye un tiro por elevación dirigido a su rival.

La observación final apunta al peso que la figura de Mario Secco tiene en la nueva configuración del Frente de Todos local y al potencial influjo que ejercería en caso de que dicho sector triunfe en la elección del domingo. “Después de haber trabajado tanto por la Autonomía y de tener herramientas propias para defendernos y gobernarnos, no podemos depender de un intendente de otra ciudad, por más exitoso que sea”, concluye.


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO © 2020 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web