INFORMACIÓN GENERAL

La Agremiación Médica entregó reconocimientos

11:17hs
lunes 11 de noviembre, 2019

María del Carmen Velazco y Verónica Rubasz cumplieron 25 años de labor en el área administrativa de la institución. El Dr. Denari recibió una placa por sus 64 años de trayectoria.

Como cada año, la Agremiación Médica distinguió a quienes celebran sus bodas de oro y plata con la profesión o acreditan 25 o 50 años de labor en la entidad.

En ese marco, en un acto celebrado la semana pasada en la sede de calle 11, se homenajeó y se distinguió con una medalla a María del Carmen Velazco y Verónica Rubasz, quienes suman 25 años de actividad en el área administrativa de la Agremiación.

También recibió una placa el Dr. Luis ‘Tolo’ Denari, quien fue médico pediatra de cuatro generaciones a lo largo de 64 años de ejercicio profesional ininterrumpido, trayectoria que lo convierte en uno de los profesionales con más años de servicio en todo el territorio provincial.

Si bien se convirtió en Doctor el 15 de abril de 1956, Denari ya había ejercido la medicina como estudiante cuando realizaba el servicio militar y lo dejaban a cargo de la guarnición.

Diploma en mano, realizó su especialidad en Medicina Clínica en el Hospital Horacio Cestino y luego se volcó a la pediatría con algunas ‘interrupciones’, como el mismo las llama.

Es que en una ocasión fue convocado para acompañar en el área de Salud Pública a Raúl Filgueira, el Primer Comisionado que tuvo la ciudad. Eso implicaba hacerse cargo del ‘dispensario’ y hasta del área de veterinaria.

Fue también médico escolar, Inspector Sanitario en la Provincia de Buenos Aires y Secretario Técnico del Ministerio. Ejerciendo este último cargo es que fundó la sala de primeros auxilios en la Isla Paulino.

En simultáneo abrió el consultorio que atendió en su casa y también tuvo pacientes en la clínica del Dr. Patrizzi. Si bien se jubiló a los 60 años, continuó atendiendo en el consultorio de Montevideo y 13 hasta el último 1º de octubre. Como despedida, el último día de consultorio, se contagió un germen y le bajaron las defensas.

En retrospectiva, el ‘Tolo’ se muestra agradecido por cada etapa que pudo vivir junto a su familia. Con Silvia, una de sus 8 hijas, ‘hacía domicilios’. En un 4L llegaba hasta el Club Villa San Carlos donde dejaba el auto y caminaba hasta Villa España. Si era de noche y había que visitar casas en Barrio Obrero, por ejemplo, había que llevar fósforos que encendían para ahuyentar la jauría de perros. Cuando llegaba el invierno, cuenta Sergio, uno de sus yernos, preparaba los remedios para poder enfrentar los casos de gripe que llegarían en los próximos días. Asistió a los primeros chicos que cobijó el Padre Carlos Cajade y nunca se preocupó por si el padre del pequeño paciente tenía recursos para pagar.

Se rigió, sostiene sentado atrás del escritorio del consultorio, por su formación ‘biológica’, en épocas en las que “se hablaba mucho con el paciente para comprender la enfermedad”.

Denari tiene hoy 88 años, 8 hijos, 13 nietos y 2 bisnietos. Todavía maneja y en el consultorio de Montevideo las vitrinas guardan algunos elementos médicos. En las cajas de embalaje hay libros y un solo guardapolvo queda como recuerdo de las puertas que se abrían a las 14 y se cerraban cerca de las ocho o diez de la noche, según la demanda.

Su fervor por la profesión lo privó muchas veces de feriados y fines de semana y lo dejó otras tantas ‘fuera de hora’. Le habían dicho que cuando se jubilara iba a descansar. Pero dice que todavía no se acomoda a su nueva condición. Recuerda a la perfección cientos de anécdotas que quedarán grabadas junto a alguna receta por gripe o sarampión.


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO © 2019 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web