POLÍTICA

Mes al mando

12:40hs
domingo 12 de enero, 2020

Un mes es apenas algunas centésimas por encima del 2% de una gestión de cuatro años. No permite exhibir aciertos notables ni cometer errores insalvables. No alcanza para medir éxitos o señalar fracasos, ni para ejecutar obras o echar a andar proyectos transformadores. Son apenas cuatro semanas para comenzar a calibrar los engranajes que recién comenzaron a moverse. Tal vez en el único aspecto en que no resulta un tiempo ínfimo es en el de dejar a la vista, ya en los hechos, rasgos del perfil que exhibirá la impronta de gestión.

Cumpliendo con un anuncio que formulara antes de asumir, el intendente Fabián Cagliardi puso en práctica un esquema de atención a vecinos que se acerquen a la Municipalidad para exponer, sin audiencia, alguna inquietud.

“Mi idea es nunca perder contacto con el vecino”, sostiene el mandatario al hacer referencia a las dos horas matutinas que casi a diario dedicó desde su asunción a esta práctica. Más de la mitad de las personas que se acercaron este mes, revela con preocupación, lo hacen planteando su necesidad de acceder a un trabajo.

“Lamentablemente todavía no podemos dar respuesta en ese plano, pero de a poco vamos a ir generando soluciones”, plantea, indicando que por conversaciones que mantuvo con el Presidente de la Nación Alberto Fernández y con el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, en febrero o marzo podría comenzar a implementarse un nuevo esquema de cooperativas, que permitirían dar una ‘contención inicial’.

Billetera flaca

La necesidad de conocer, con exactitud de ceros y comas, cuál es el real punto de partida de la gestión en términos financieros, sigue siendo una misión detrás de la que el gabinete económico de Cagliardi avanza.

La compleja tarea implica mirar el espejo retrovisor a la vez que no perder de vista el camino, es decir certificar cuál es el ‘rojo’ real de las cuentas municipales a la espera de que se defina, también en el plano ‘real’ el presupuesto por ahora ‘formal’ con el que la Comuna deberá transitar el ejercicio 2020.

Son números por el momento aproximados, en este último aspecto porque incluso no se conoce cuál será el monto que coparticipara finalmente Provincia, teniendo en cuenta entre otras cosas que al cierre de esta edición aún seguía en debate el proyecto de una nueva ley impositiva.

Si algo se conoce con certeza es que la situación es sumamente delicada. Con eso tuvo que ver la reciente aprobación en el Concejo Deliberante de la Emergencia Económica, Administrativa y Financiera para el distrito, que faculta al Ejecutivo comunal a adoptar medidas extraordinarias conforme a lo que la coyuntura imponga.

Junto a ese expediente, también se votó el de la creación de una Comisión Evaluadora de la Deuda Pública. La función de dicha Comisión, explica Cagliardi, no será revisar cómo se ejecutaron partidas que llegaron para fines específicos en los últimos años, algo que irá revisando el propio gabinete. Su objetivo será determinar fehacientemente a cuánto asciende la deuda con proveedores.

“Tenemos que conocer si un servicio efectivamente se prestó o si en una compra se recibió todo como estuvo estipulado”, indica el Intendente, advirtiendo que si bien la deuda registrada en principio está en el orden de los 300 millones de pesos, el número real se ubicaría entre los 500 y 600 millones de pesos.

“No es ni más ni menos que lo que sabíamos que íbamos a encontrar. Todos los días aparece algún expediente y personas que vienen a reclamar pagos respecto de los que no hay papeles”, establece, describiendo que muchos expedientes iniciados aún no pasaron por el área contable para cerrar el circuito administrativo. Y si bien reconoce que queda contemplar esas situaciones, asegura que no se contemplará “lo que no está registrado”.

Las que se mantienen con proveedores no son las únicas deudas que acarrea la Comuna. El jefe comunal hace mención por ejemplo de deudas a las que es necesario hacer frente ante organismos como el IPS u organizaciones como el Sindicato de Trabajadores Municipales. En el primer caso se trata de unos 23 millones de pesos y en el segundo de alrededor de 13.

“Al IPS se le estaban debiendo 23 millones de pesos y la gestión saliente firmó a último momento un convenio que ni pasó por HCD. Se pagó la primera cuota del convenio cuando había que pagar sueldos y aguinaldos. Cuando asumimos nos encontramos con eso. Pusieron en riesgo el ingreso de los trabajadores”, cuestiona Cagliardi, informando que si bien dio de baja por decreto a dichos convenios, sí hubo que cumplir con el desembolso de las cuotas iniciales, de 4 millones de pesos en el caso del STMB y de 6 en el del IPS. “Ya conversé con el IPS respecto de la posibilidad de afrontar el pago en 18 cuotas, algo que podría haber hecho la gestión anterior. Eso cambia un poco la ecuación económica”, expone, para remarcar cuál será el norte que seguirá su gestión a la hora de afrontar compromisos.

“Primero garantizaremos el ingreso de los trabajadores. Después, iremos pagando al día lo que la gestión necesite comprar o contratar, para que el proveedor vuelva a creer en el Municipio. De otra forma los costos son muy altos. De hecho salí a buscar precios y fue difícil conseguir ‘precios de mostrador’. Al pagar mal (fuera de término), los precios eran para la Municipalidad muy altos”, explica.

Planta intocable

Los trabajadores ligados a la Municipalidad son actualmente alrededor de 1.600. “Prácticamente todos de planta”, indica el intendente reafirmando que no habrá despidos ni desplazamientos compulsivos de trabajadores, pese a la ‘ventana’ que podría abrir la interpretación de la Emergencia Administrativa distrital ya en vigencia.

“Firmé un compromiso con el Concejo para no echar a ningún trabajador. Sé cuál es la situación que está viviendo Berisso, que está perdiendo muchos puestos de trabajo. No podemos seguir con eso. Lo que pasó acá fue que la oposición creó un ‘fantasma’, habló de algo que no es cierto”, sostiene.

En contraposición, consigna que en su primer mes de gestión se encontró con trabajadores municipales voluntariosos, muy dispuestos a brindar su apoyo. “Estaban esperando que nos hiciéramos cargo del Municipio”, asegura, refiriéndose también a alguna diferencia que surgió en conversaciones con el gremio, a las que calificó de ‘lógicas’. “Vienen de que les hayan mentido mucho. Pero tanto yo como el equipo que me acompaña tenemos una sola palabra y nunca vamos a tomar medida en contra del trabajador, ni del comercio ni del vecino. Lo que sí pedimos en todos los casos es colaboración”, observa.

Si bien no se pronuncia sobre la sobredimensión de la planta municipal, sí reconoce el desbalance que existe entre los puestos administrativos y los de servicios.

“Es difícil desplazar a una persona de una oficina a otra labor, salvo que esté la voluntad del trabajador. A medida que vayamos avanzando y que aparezcan programas y recursos vamos a ir reforzando el plantel en lo que hace a servicios, para que todo lo que se haga sea a través del Municipio. Estamos recuperando un montón de vehículos, tanto camiones como retro y otras máquinas, por lo que vamos a necesitar trabajadores que estén arriba. También tenemos el área de bacheo prácticamente anulada. Tenemos que empezar a hacer el bacheo nosotros”, afirma.

Ahorro e inversión

Si bien son números que se ajustan a lo que las normas provinciales marcan, los ingresos de los funcionarios berissenses suenan desde hace tiempo desproporcionados. La situación llevó al ex-intendente Jorge Nedela a recortar su ingreso y el de funcionarios y concejales en el último tramo de su gestión. Una medida similar, ya convalidada por el HCD, adoptó durante este primer mes de gestión el intendente Cagliardi, quien no obstante marca que se trata de una decisión ‘algo más profunda’.

“Armamos una escala distinta y los descuentos se aplican a todos los funcionarios. En la gestión anterior se hablaba de sueldos netos, sin contemplar las ‘cargas’. El esquema que armamos nos permite ahorrar por mes unos siete millones de pesos. Es un ahorro bastante importante, al que se suma el que conseguimos anulando autos ‘oficiales’ que tenían algunos funcionarios”, precisa, añadiendo que también rige el congelamiento por un año de los sueldos de todos los funcionarios. En tal sentido, indica que pese a que la última paritaria acordada cierra recién el próximo marzo, los ingresos de planta política quedaron congelados apenas aprobada la Ordenanza respectiva.

Según el jefe comunal, el objetivo de ahorrar en planta política también se persigue procurando que un mismo funcionario abarque varias áreas. A la vez, menciona que algunos funcionarios desarrollan su tarea ad-honorem y que otros perciben sus ingresos de diferentes organismos estatales. Como ejemplo de los primeros cita a Ricardo Dittler, secretario de Obras y Servicios Públicos, quien trabajará para la Comuna ad-honorem teniendo en cuenta que ya avanza su trámite jubilatorio. Entre los segundos señala a Guillermo Manso Roldán, designado Director de Cultura quien desempeñaría el rol ‘en comisión’ ya que pertenece a la planta del Senado bonaerense.

“Por poco que parezca, cada una de estas alternativas representa un ahorro para el Municipio”, sostiene Cagliardi, señalando también que, en plan de ahorrar, también se estableció un nuevo sistema de control sobre la carga de combustible para vehículos municipales.

“Este mes anduvimos mucho más, movimos más unidades en la calle y así y todo calculo que vamos a tener un ahorro de un 45%. Cambiamos el proveedor, no porque tuviéramos algún problema con los anteriores, sino para hacer borrón y cuenta nueva y ver cómo podíamos implementar un nuevo sistema de vales y de control, que por ahora nos dio resultado”, afirma.

Otra fuente de ingresos de recursos a la Comuna es la del Fondo Educativo provincial. En este caso, argumenta el mandatario, se invertirá en escuelas dinero que venía teniendo otro destino. “Hoy tenemos 2.600.000 para invertir en escuelas y el mes que viene vamos a tener un monto similar”, sostiene, adelantando que de mínima se cumplirá con lo que exige la Ley, en cuanto a que un 50% de los recursos que llegan a través del Fondo tendrá como destino el de mejorar la infraestructura escolar.

De a dos

El martes, pocos días después de que el Concejo lo autorizara, Cagliardi firmó con su par ensenadense Mario Secco un Acuerdo de Cooperación y Asistencia entre ambas Municipalidades. Es de público conocimiento que ambos dirigentes cultivan desde hace tiempo una gran amistad, que se transformó también en un estrecho vínculo político.

Desoyendo críticas que recibió en tiempos de campaña respecto de la posibilidad de que las decisiones en Berisso queden subordinadas a lo que se determine en Ensenada, Cagliardi defiende fervientemente la sociedad política establecida con Secco, argumentando que redundará en múltiples beneficios para la región.

“La voluntad de Mario y de los trabajadores municipales de Ensenada para con nosotros es extraordinaria. Trabajar a la par de Ensenada después de los logros que consiguió Mario y del sentido de pertenencia que tiene su gente es muy bueno. Además, dos municipios que golpean puertas juntos van a conseguir muchas más cosas”, plantea.

“Todos nos une. En todo podemos establecer un trabajo conjunto”, insiste el mandatario. Como ejemplo, cita la posición compartida respecto a la necesidad de impulsar el Astillero Río Santiago. “Ya conversarmos con Ariel (Basteiro) acerca de lo que representa el Astillero para nosotros, teniendo en cuenta que la mitad de sus trabajadores son de Berisso. Los dos intendentes también tendremos una reunión con el ministro Agustín Rossi (Defensa) en pos de darle continuidad laboral a la empresa”, indica, confirmando que así como Ensenada ocupa una gerencia en el ARS, otra le fue concedida a Berisso, que ya ocupa el dirigente Emmanuel Ruiz.

“Cada vez que vayamos dos intendentes a pelear algo para el Puerto va a ser más fácil que si vamos de a uno. Esto también se aplica a temas como seguridad o la línea de colectivos que une a los dos distritos”, considera, añadiendo que su gobierno seguirá pendiente de toda silla que se le brinde en lugares estratégicos, sea en organismos provinciales como nacionales.

En tal sentido, cobra una dimensión especial la creación de la subsecretaría de Acción Política, en la que designó a Martín Fernández, dirigente al que adjudica un amplio conocimiento y rodaje en terrenos de la administración nacional y provincial. “A diario vengo viendo que a veces los intendentes consiguen las cosas y después los expedientes se pierden de vista y las soluciones no llegan o llegan tarde. La función de Martín será coordinar lo que es ‘el afuera’, hacer el seguimiento de temas y decisiones que exceden a Berisso. Las gestiones que yo haga, él deberá continuarlas”, define.

Gestiones varias

Cagliardi es consciente de que el 2020 podría transcurrir sin anuncios grandilocuentes en cuanto a obras o inversiones para el distrito. Las expectativas están más bien cifradas en un 2021 y atadas a que las administraciones nacional y provincial consigan revertir la crisis para poder proyectar con más solvencia.

Entretanto, subraya que la administración a su cargo no dejará de encarar con energía toda gestión que sirva para dar solución a problemas berissenses, entre ellos varios que ya resultan crónicos.

Un objetivo a corto plazo es dejar atrás algunas trabas burocráticas que impedían concluir con la obra de provisión de agua potable para Altos de Los Talas, en el marco de un proyecto que se echara a andar en 2012. “Pude reunirme con autoridades del ministerio de Obras Públicas y de Hidráulica y conseguimos pasar el expediente  a Vialidad, que tiene un protocolo para actuar con los servicios que pasan por un puente cuando el puente es nuevo”, describe Cagliardi. “Si logramos avanzar, tenemos solucionado el 50% de lo que es el agua potable para pobladores de Los Talas”, expone, informando que a la vez se iniciaron gestiones para resolver el ‘cruce’ del gasoducto que permitiría llegar con el servicio de gas natural a la zona mencionada.

Respecto de la situación del barrio Pro.Cre.Ar. de Santa Teresita, cita que ya instruyó a sus colaboradores en el área de Obras Públicas para dar forma a un proyecto que contemple lo que está faltando. “Sabemos que hay una licitación que no se concretó oportunamente. Estamos detrás de ese dato. Se trata del sueño de la casa propia. Conozco el tema porque tuve muchas reuniones con grupos y con personas. Entendemos que habían llegado 15 millones de los que se gastaron 5, pero no sabemos qué destino se dio a los otros diez. Vamos a averiguar qué sucedió con ese dinero”, afirma.

La delicada situación que enfrenta el comercio, sostiene, tampoco le es ajena. En ese campo, se evalúa la posibilidad de sumar a la decisión de no aumentar por el momento el valor en la tasa de Seguridad e Higiene, la de reducir o eliminar la tasa referida a Publicidad. “Dentro de esta emergencia también contemplamos cómo podemos ayudar al comercio, aunque sea poco a lo mejor el aporte que puede hacerse desde un Municipio”, advierte. En este caso, las gestiones tienen que ver con consultas técnicas al Tribunal de Cuentas. “Nos estamos asesorando para ver si podemos apelar a esa herramienta. Tenemos que ver si podemos tocar esa tasa pero teniendo la garantía de evitar juicios posteriores”, explica.

Del mismo modo, como al conjunto de los contribuyentes de TSGU, también a los comerciantes que tributan TISH alcanzaría una moratoria en la que trabaja el gabinete económico.

Otro campo en el que se actúa, mientras se conversa con diferentes proveedores del servicio de Internet para ver qué propuesta puede ajustarse a las necesidades que afronta la Municipalidad, es el del sistema público de cámaras de seguridad.

“Desde el COM ya podemos controlar dónde está cada patrullero, así como qué cantidad de kilómetros recorre y cuánto combustible gasta”, asevera Cagliardi. También se inició la colocación de cámaras que llegaron a partir de una licitación que encaró la gestión Nedela. “Estamos revisando esa licitación para ver qué cantidad de cámaras se entregaron y qué más resta de todo lo acordado”, dice al respecto, revelando que el objetivo es a mediano plazo conseguir que al menos cien cámaras estén funcionando e integradas al sistema.

La clausura de un vertedero de residuos en la zona de ingreso a Palo Blanco fue otra acción de los primeros días de gobierno. “No vamos a ir en contra de nadie, menos de comerciantes de Berisso, pero no podemos intoxicar a todo el mundo. Vecinos del barrio Banco Provincia la pasaron muy mal el 24 de diciembre y también el fin de semana siguiente. No podemos tener basurales a cielo abierto”, plantea el mandatario, recordando que antes se había clausurado un predio en el que descargaba residuos la propia Comuna y adelantando que en pocos días ya estará instalada en el edificio del Polígono Industrial la Policía Ecológica, división del Ministerio de Seguridad que actúa como fuerza pública frente a situaciones como las que derivan del derrame de combustible o de la actividad de basurales clandestinos, entre otras.


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2020 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web