POLÍTICA

Gabriel Bruno, Secretario municipal de Economía

Una crisis que exige evaluar gastos en el ‘día a día’

10:54hs
domingo 10 de mayo, 2020

El Secretario municipal de Economía, Gabriel Bruno, evalúa las lesiones que infringió en las arcas municipales la irrupción del Covid-19.

Recientemente, el Concejo Deliberante convalidó un Plan de Pagos dirigido a contribuyentes que tengan deudas con la Municipalidad. Convocado para conversar respecto de varios asuntos que hacen al área a su cargo, Gabriel Bruno, Secretario comunal de Economía, brindó precisiones respecto de la decisión de lanzar esta nueva moratoria.

“Cuando iniciamos nuestra gestión encontramos una deficiencia en materia de recaudación. Observamos una deuda muy grande de alrededor de 400 millones de pesos. Por órdenes del Intendente nos pusimos a trabajar para presentar, ni bien iniciaran las sesiones del Concejo, un proyecto ambicioso y de accesibilidad para el contribuyente”, indicó.

“Mucho antes de que se presentara esta pandemia, el objetivo era otorgar facilidades que permita a los vecinos ponerse al día con los impuestos. Nos pusimos a trabajar así en una división en dos grandes secciones: por un lado la relacionada con deudas en cuanto a tasas de servicios generales urbanos, rurales, rodados mayores y menores y por el otro la vinculada a infracciones y multas”, dijo también.

Elaborado el informe que permitió determinar el cuadro de situación, se avanzó en la diagramación de un proyecto que fuera ‘lo más benévolo posible’. “En la parte de tasas lo que le estamos ofreciendo en esta moratoria son tres alternativas. Una consiste en cancelar la deuda en 3 cuotas iguales, mensuales y consecutivas, sin intereses de financiación y con una bonificación del 100% de recargos, intereses, multas y punitorios”, especificó.

La segunda opción, precisó luego, contempla el pago en cuatro y hasta 48 cuotas con un interés mensual del 25% de la tasa activa que fija el Banco Provincia para sus operaciones de descuento a 30 días. También corre para esta opción la bonificación del 100% de recargos, intereses y multas.

La tercera, dirigida a quienes adhieran luego del 31 de mayo, contempla un plan de pagos de cuatro y hasta 48 cuotas con un interés mensual del 35% de la tasa activa que fija el Banco Provincia para sus operaciones de descuento a 30 días. En este caso, la bonificación es del 90% sobre recargos, intereses y multas, abarcando tanto tasas como infracciones.

Arcas flacas

Bruno observa que si bien en los primeros meses de la gestión se advirtió una recaudación aceptable, pandemia de por medio el índice de cobrabilidad experimentó una notoria caída.

“Tuvimos un arranque bastante auspicioso en enero y febrero, rondando el 24 por ciento de índice de cobrabilidad por partida. Entre marzo y abril cayó considerablemente tanto la recaudación como el pago de los contribuyentes. La verdad es que la pandemia nos ha ocasionado un daño muy grande, tanto en lo que hace a recaudación propia como en la coparticipación que nos envía Provincia”, expuso.

En relación a esta última vía de ingresos, indicó que la merma fue ‘considerable’. “Tuvimos durante el mes de abril el envío de 7.300.000 pesos de un paliativo en lo que hace a la coparticipación neta provincial. El tema es que teníamos una coparticipación neta que rondaba los 40 millones de pesos y la caída llegó a los 12 millones. Esto que recibimos en abril como paliativo ayuda a compensar para poder afrontar las deudas. Si bien nos quedaron algunas, por el ahorro que generamos en los primeros meses del año pudimos afrontar los gastos”, aseguró.

Superado abril, aparecen nuevas dificultades para afrontar erogaciones agendadas para mayo. En tal sentido, el funcionario explica que la charla con el equipo económico provincial es permanente y que en el plano local la diagramación de gastos es, literalmente, diaria. “Día por día evaluamos qué es lo que podemos hacer con lo que vamos recibiendo, para optimizar al máximo los recursos”, advirtió.

Servicios

El responsable del área económica local apuntó que el de servicios es un rubro al que el intendente Cagliardi decidió darle una importancia especial. “El Intendente decidió darle prioridad tanto a los servicios que se prestan a los vecinos como a los sueldos de los empleados municipales”, subrayó. A ello, lógicamente se suma en este contexto la inversión en lo que hace al sistema de Salud, dada la necesidad de luchar contra la pandemia.

“Los trabajadores de la recolección tanto de habituales, como no habituales, las cooperativas, nos están dando una mano muy grande para mantener limpia la ciudad, algo que pretendimos al asumir y que continué a pesar de las dificultades”, dijo.

Deuda

Otro eje abordado en la conversación fue el referido a la deuda heredada de la anterior administración, ítem que dio que hablar en los primeros meses de gestión.

“La deuda que recibimos es muy grande. Teníamos baches en lo que hace a energía eléctrica y gas, además de la deuda con el Banco Ciudad, que el intendente con mucho esfuerzo decidió cancelar para que los trabajadores no sufrieran los efectos de lo que se retuvo por la cancelación de sus préstamos. Está también la deuda con el Sindicato. El déficit registrado es de alrededor de 270 millones de pesos”, expuso, aunque aclaró que nos son los ‘números reales’.

“Hay deudas con proveedores de las que todavía no tenemos conocimiento porque al cortarse los pagos durante la gestión anterior los proveedores preferían no presentar las facturas porque tenían que pagar los impuestos; presentaban las facturas y no les pagaban. Es así que no podemos dimensionar con exactitud qué es lo que debe el municipio, porque pueden existir certificaciones que tengan los proveedores sin haber presentado facturas para su cobro”, manifestó en tal sentido el funcionario, para referirse a la decisión de crear una Comisión Revisora de la Deuda en el Concejo. “La idea es que se certifique allí la totalidad de la misma, para empezar a diagramar los sistemas de pago en función de la recaudación”, señaló, sin brindar mayores detalles respecto de la labor desarrollada hasta el momento por la citada Comisión.

Trabajadores y obras

Aún no se conoce la propuesta que el Ejecutivo llevaría a la mesa en la que se discutirá el aumento a los trabajadores municipales. “No soy yo quién lo decide y creo que no hay una negativa del Intendente (en avanzar en las conversaciones para establecer la nueva pauta salarial), pero en este momento tenemos que preocuparnos por salir con el menor daño posible de esta pandemia y cuidar la salud de los vecinos”, sostuvo, aseverando que permanentemente se conversa sobre cuestiones que hacen a la estabilidad del trabajador. “A la vez, no podemos dejar de mirar la realidad del Municipio en cuanto a su presente financiero, para poder cumplir con un incremento”, aclaró.

“Durante la gestión anterior se otorgaban aumentos sin tener un panorama claro de cómo se iba a atender ese gasto, a tal punto que se llegó a todo el cúmulo de deuda que tenemos hoy en día. Tenemos que ser todos responsables con el uso de los fondos de los vecinos”, expuso también.

El panorama en cuanto a obras, evaluó finalmente, no diferiría demasiado de la idea que se tenía antes de la irrupción del Covid-19. “No dejamos de tener reuniones, ni de elevar solicitudes al gobierno provincial y al nacional. Podemos planear obras y tenerlas listas para cuando todo se estabilice y podamos volver a tener un nivel aceptable de ingresos”, planteó.

En particular, se refirió a la continuidad que decidió dársele a los trabajos relacionados con el barrio Pro.Cre.Ar. “Continuaremos colocando bombas que no estaban colocadas y muy pronto se finalizará la tarea, a pesar de la coyuntura. Nunca dejamos de planear cada uno de los objetivos que se propuso el Intendente. Tenemos un plan muy ambicioso, pero obviamente somos realistas y vemos con claridad cuál es la situación que nos aqueja hoy”, concluyó.


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2020 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web