COLUMNISTAS

Enfermérides del Rock - Nicolás Simonoff

Un brillante en la oscuridad

10:53hs
sábado 7 de julio, 2018
Nicolás Simonoff

Apareció como un joven luminoso. Sus ojos brillantes proyectaban una mirada infantil y vivaracha, clara señal de un alma inquieta. Era la presentación del carismático Syd Barret, cuarto hijo de una acomodada familia de la universitaria ciudad de Cambridge. Con sus variados recursos artísticos se convirtió en uno de los íconos de la naciente psicodelia inglesa de mediados de los ’60. Todo parecía dirigirse por los carriles correctos hasta que junto a sus compañeros de Pink Floyd llegaron al éxito por el que sentía un rechazo visceral. Y el LSD. Ambos hechos, se sumarían a la afectada mente del joven colapsado emocionalmente y, tal vez, destinado a la misma esquizofrenia que padecía su padre fallecido de cáncer cuando el diamante loco contaba con solo 16 años. Y gradualmente ese innato fulgor se fue opacando, sus ocurrencias se convirtieron en erráticas declaraciones y los fundamentales aportes que hacía para la banda (era el cantante, guitarrista y principal compositor) se convirtieron en una triste parodia de sí mismo. El abrupto final “-¿Pasamos a buscar a Syd? –No, no vale la pena” suena cruel e injusto pero la situación ya era de no retorno. Y así entró paulatina pero irreversiblemente en un ostracismo que se volvería mito. Aislado del mundo a las afueras de su ciudad natal, desarrolló la pintura (su verdadera pasión) y la jardinería. Hasta que un día como el de hoy, pero del año 2006, la muerte, que lo acechaba desde su reclusión, lo tomó sin que se diera cuenta para llevárselo, aunque él, desde su profundo silencio, parecía haberla aventajado.
Y son varias las composiciones en las que sus compañeros los recuerdan. Pero sin dudas, la nostalgia de Wish you were here es la que mejor recrea el sentimiento de quienes supieron solventar los gastos de su enfermedad hasta su último día entre nosotros. Aunque él no supiera quienes eran.


Más columnas de Nicolás Simonoff

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO © 2018 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web