COLUMNISTAS

Enfermérides del Rock - Nicolás Simonoff

Un final anunciado

12:30hs
sábado 2 de diciembre, 2017
Nicolás Simonoff

Se veían lejanas aquellas grandes, eternas y  multitudinarias fiestas. Acompañado por la pequeña comitiva que lo protegía y unos pocos familiares, dicen que Pablo Escobar celebró su cumpleaños número 44 con una torta y un poco de vino. Íntimamente, quizás presentía que sería ese su último festejo, aunque tal vez no sospechaba la cercanía del final. Pasado el mediodía del día siguiente, el 2 de diciembre de 1993, su rostro tupidamente barbado y su obeso cuerpo descansaban inanimados y sangrantes sobre los tejados  de la casa en la que se escondía en el barrio Los Olivos de Medellín.  Las permanentes charlas telefónicas con su hijo, le permitieron al Bloque de Búsqueda de la Policía Nacional Colombiana ubicarlo y darle muerte luego de una efímera persecución tras largos meses de búsqueda.

Y serán Los Redondos quienes retratarán los últimos momentos del narco colombiano en Me matan Limón. Un grito desesperado para quien era su guardaespaldas, Álvaro de Jesús Agudelo, que también encontraría la muerte tras el asalto.


Más columnas de Nicolás Simonoff

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO Ⓒ 2016 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web