Crónicas al paso

Altos de Los Talas – Una planta de agua triste, sola y abandonada

12:24hs
lunes 18 de noviembre, 2019
Ernesto Mosetti

La obra tenía que estar terminada y funcionando en 8 meses. A principio del próximo año se cumplirán seis años sin que esté concluida.

Como una letra de tango, la Planta de Agua Potable que a los vecinos tanto les costó conseguir, hoy se encuentra triste, sola y abandonada.

Esta historia comenzó entre fines del 2012 y principio del 2013 donde comenzamos a hacer visible el gravísimo problema que sufría Los Talas ante la falta de suministro de agua potable por parte de un ineficiente servicio prestado por la Delegación Municipal.

A lo largo de ese año se generaron reclamos y denuncias ante: la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Bs As, ABSA (que no nos reconocía como clientes ya que estábamos en una zona rural) y la Autoridad del Agua. También planteamos la situación en notas en medios locales y regionales y efectuamos presentaciones judiciales, entre otras acciones. Fue un año de reclamos y propuestas.

En 2014 gestionamos ante el Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento Rural -SPAR – (disuelto durante la actual administración provincial) que se interesara en nuestra situación, y es así que en marzo se llama a licitación para la construcción de una planta de agua potable en el barrio. En abril se realiza el acto de apertura de sobres. Dos oferentes se presentaron a la licitación: TISICO y MEREPA, resultando adjudicada la obra a esta segunda empresa.

En agosto, impulsados por el SPAR, constituimos la Cooperativa para que una vez terminada la obra, ésta fuera administrada por los propios vecinos.

En octubre, ante la demora en la firma del contrato entre el SPAR y MAREPA SRL gestionamos ante el entonces Ministro de Infraestructura la pronta solución a esta situación. En diciembre, el Ministerio destina los fondos y se firma el contrato correspondiente.

En marzo de 2015 comienzan formalmente los trabajos en el predio destinado a la planta de agua, construcción de la oficina, colocación de cisterna y tanque elevado, llegada de los caños de la red de agua y comienzo de su tendido.

A mediados de ese año la obra comienza a paralizarse, dejando todo a medias: zanjas abiertas, caños sin conectar, calles destruidas.

En 2016, instalada la nueva gestión provincial nos encontramos que el SPAR es disuelto pasando la obra a un organismo provincial llamado DIPAC. Nos encontramos gestionando ante los nuevos funcionarios la finalización y puesta en funcionamiento de la planta, algo que logramos a medias.

¿Cómo estamos hoy?

En estos últimos 4 años la empresa constructora hacía turismo en el barrio, llegaban una semana y se iban sin concretar grandes avances.

Hoy continúa faltando la prueba hidráulica, limpieza y cloración de la cisterna, tanque elevado y red y tendido del acueducto desde la planta hasta donde se encuentra la Escuela 10 (1.200 mts).

La prueba hidráulica no se pudo hacer ya que el compromiso asumido por la Delegación Municipal de abastecer de agua a la planta para que se realice el trabajo no se cumplió. el tendido del acueducto no se pudo hacer ya que Vialidad no autorizó el tendido del mismo por la banquina de la ruta. Tanto la Provincia como la Municipalidad se habían comprometido a gestionar el tema y no cumplieron.

A días de la asunción de las nuevas autoridades gestionaremos las reuniones necesarias para que de una vez por todas se dé por finalizada la obra y se pueda poner en funcionamiento. En caso de que la nueva gestión le dé la administración del servicio a los vecinos, la provisión de agua potable la haríamos contratando camiones cisterna para mantener la planta funcionando, situación que se mantendría hasta que se realicen las obras necesarias para que el acueducto de la calle 66 (construido “a medias” en la gestión anterior) pueda ser llenado de agua sin que revienten los caños que se encuentra debajo del puente de Montevideo y 66.

Ya pasaron dos gestiones. Esperemos que los nuevos funcionarios le den un corte definitivo a esta situación. Está en manos de ellos articular los resortes necesarios para que la planta de agua potable deje de estar ‘sola, trista y abandonada’.

 


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO © 2019 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web