Crónicas al paso

Discapacidad y discriminación

13:57hs
lunes 22 de abril, 2019
José Luis Grasso

Luego de haber transitado mi hijo desde hace ya más de cinco años por todos los entes lógicos en búsqueda de conseguir un empleo digno y acorde a su amplia formación y capacitación, y después de haber sido despedido de por lo menos dos empleos registrados y formales y de otros tres o cuatro no registrados o en pasantías, hacemos público que estamos aquí frente a un acto de discriminación por su situación de discapacidad.

Desde hace quince años, padece un tic nervioso y episodios leves de tipo epiléptico, que gracias a la medicación correspondiente son casi imperceptibles y le permiten desenvolverse en forma normal. Con esta situación prosiguió siempre esforzándose para conseguir un empleo que por lo menos lo haga obtener una cobertura médica y un haber para su sustento. Es por ello que luego de haber conseguido un certificado de discapacidad (que gestionamos sus padres contra su voluntad) se inscribió en los registros de las oficinas de empleo nacional, provincial y local, que deben dar preferencia y ayuda a personas con discapacidad, en cumplimiento del Art 8 de la Ley de Discapacidad 22.431.

Luego de haber realizado gestiones tanto en oficina Berisso Empleo como en el Ministerio de Trabajo, y luego de haber recibido orientación en la Defensoría del Pueblo de la provincia, se le indicó que se ponga a realizar cursos de capacitación, los cuales cumplió en los talleres que le fueron destinados.

De esta manera, en mayo del 2017 le llegó la propuesta para ingresar mediante un plan Promover en el Área Social de la dependencia de El Carmen, hasta que en febrero de 2018 sus superiores le sugirieron se tomara unas vacaciones, y luego de ellas le informaron que ya no contaba con su puesto de trabajo.

Sin saber a dónde dirigirse, desde el área de Empleos le informaron que su situación quedaba a resolución de un nuevo pedido en la Secretaría de Acción Social.

En 2018 fueron muchos los caminos sugeridos, pero sin ninguna concreción. Nadie cumple con una respuesta a la cobertura de cualquier vacante, pero lo que duele aún más es el saber que por influencias ajenas a los procedimientos de ingresos se da prioridad a quienes ni siquiera han estado inscriptos en ninguna base de datos.

Aguardamos alguna solución rápida en concordancia con lo establecido por el Art. 8 de las leyes 22431/81 y Provincial 10592/93, Ley 14968.


Otras noticias

SEMANARIO EL MUNDO DE BERISSO © 2019 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web